VIERNES DE LA XII SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO – CICLO B

VIERNES DE LA XII SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO – CICLO B

PALABRAS DEL SANTO PADRE

Siempre, cuando nos acercamos al Señor para pedirle algo, debemos partir de la fe y hacerlo en la  fe: «Tengo fe en que puedes curarme, creo que Tú puedes hacerlo», luego hay que tener el valor de desafiarlo como hizo el leproso. […] Al principio, se necesita valor para  tener fe: «Si quieres puedes curarme. Si quieres o no, yo sigo creyendo en Ti». Enseguida, cuando hay dificultades, se necesita valor para acercarse al Señor. Hace falta precisamente esa valentía y muchas veces también hace falta paciencia para saber esperar los tiempos sin rendirse, sino perseverando y sin desmayar. No tendría sentido acercarse al Señor con fe deciendo: «Si quieres, puedes darme esta gracia», y luego, si la gracia pedida no llegara dentro de tres días, desistir comenzando a pedir otra cosa, olvidándonos de la petición inicial. ¡Hace falta mucho valor para perseverar! (Santa Marta 12 de enero de 2018)

Lectura del santo evangelio según san Mateo 8,1-4

Al bajar Jesús del monte, lo siguió mucha gente. En esto, se le acercó un leproso, se arrodilló y le dijo: «Señor, si quieres, puedes limpiarme». Extendió la mano y lo tocó, diciendo: «Quiero, queda limpio». Y en seguida quedó limpio de la lepra. Jesús le dijo: «No se lo digas a nadie, pero ve a presentarte al sacerdote y entrega la ofrenda que mandó Moisés, para que les sirva de testimonio».

Reflexión del Evangelio de hoy

Si quieres puedes limpiarme

Quien era leproso, era ritualmente impuro. Quien tocase a un leproso, quedaba estigmatizado: era igualmente impuro. Jesús, eso le trae sin cuidado; no se anda con rodeos ni titubea cuando aquel leproso se puso delante, en pie, con firmeza, sin arrastrase ni dar lástima. Decidido dijo: Si quieres puedes limpiarme… No suplica quejumbrosamente. Si quieres… ¿Y si no hubiera querido? Pues nada, a otra cosa. Sigamos ambos nuestro camino. Lo que convenció, ¿enterneció? a Jesús fue ver a aquel hombre con una petición clara, con un hablar resolutivo y firme, con una tal determinación, que era imposible negarse. Nada de rodeos ni súplicas melifluas. Ello no está reñido con la magnanimidad, con la ternura, con la disciplina.

 Quiero. ¡Queda limpio! ¿Cabe mayor osadía en aquel contexto?

Eso sí, Jesús puso condiciones: No vayas pregonándolo, no se lo digas a nadie. Vete al templo y haz lo que está prescrito por la ley… Después, imagino que le diría, vuelve a casa, con tu familia, (si tienes) y sé fiel al Señor. No le dijo: Ven y sígueme, o me debes una. No. La firmeza de ambos siempre me gustó. Es un diálogo entre dos hombres que saben lo que se traen entre manos; saben lo que se juegan: uno, la limpieza corporal de aquella enfermedad; otro, la fama y prestigio al ser considerado impuro, fuera de la ley. Qué más les da. Se trata de sanar, de hacer el bien, de poner de manifiesto la bondad de Dios; el resto… pamplinas leguleyas. Dice el escritor español José Luis Sampedro, ya fallecido: “Porque es tocando fondo, aunque sea en la amargura y la degradación, donde uno llega a saber quién es, y dónde entonces empieza a pisar firme”. En cristiano, hay que pisar firme, sin pisar a nadie.

Fr. José Antonio Solórzano Pérez O.P. Casa San Alberto Magno (Madrid)

Parroquia Sagrados Corazones
parroquia.sscc.madrid@gmail.com
No hay comentarios

Inserte un Comentario