TRIDUO PASCUAL JUEVES SANTO

TRIDUO PASCUAL JUEVES SANTO

 

                                                                             JUEVES SANTO

EL TRIDUO PASCUAL. La celebración del Triduo Pascual de la pasión, muerte y resurrección del Señor es el culmen del año litúrgico. En él celebramos los momentos más densos de la Semana Santa.

El Triduo quiere ser como una única celebración en tres días. Comienza propiamente con la celebración de la Cena del Señor el Jueves Santo y, tras celebrar la muerte del Señor el Viernes Santo, culmina con la celebración de la Vigilia Pascual. Jesús muere por nosotros y es resucitado. La muerte ya no es el final, sino un nuevo comienzo. Con el Triduo Pascual recordamos y actualizamos el acto salvador de Jesús en la cruz y celebramos su Resurrección.

JUEVES SANTO (celebración de la última cena)

En este día la Iglesia celebra la institución de la Eucaristía. Igualmente, la liturgia nos evoca la importancia del sacerdocio y la fuerte llamada en labios de Jesús a vivir el amor fraterno.

Por la mañana, el obispo concelebra la Misa Crismal con sus presbíteros, bendice los santos óleos que se utilizarán en los sacramentos a lo largo del año y consagra el santo Crisma. En esta celebración se manifiesta la comunión de los presbíteros con el obispo de la diócesis.

El gran acto litúrgico de este día es la celebración vespertina de la Cena del Señor, que evoca la última cena de Jesús con sus discípulos. Se recuerda expresamente la institución de la Eucaristía, la institución del orden sacerdotal y el mandamiento del Señor: “amaos los unos a los otros”. La Eucaristía que celebramos actualiza en nosotros estos misterios de nuestra salvación.

El Evangelio que se proclama en la liturgia de este día nos presenta, en el marco de la última cena, el Lavatorio de los pies, haciendo ver la relación directa entre la Eucaristía y el amor y servicio al prójimo.

Al terminar la misa el Santísimo Sacramento queda reservado solemnemente para su adoración hasta la celebración de la muerte del Señor el Viernes Santo.

 

 

Una vela en la cena de Jueves Santo y tus últimos donativos de Cuaresma: campaña ante el coronavirus

La crisis del coronavirus va a tener un grave efecto económico en muchas familias, y las más necesitadas de todas van a acudir a Cáritas a pedir ayudas para la comida y para alquileres y facturas básicas. Cáritas Española pide a todos los fieles un esfuerzo de generosidad. Cuaresma es momento de ayuno, oración y limosna…  y esta limosna, por amor a Cristo que se entregó, este año va a ayudar especialmente a los más dañados por esta crisis.

El Jueves Santo, día del Amor Fraterno, la Iglesia celebra la entrega de Cristo en la Eucaristía, y el inicio de la pasión, muerte y resurrección del Señor Jesús.

De forma especial este año, con las familias confinadas en las casas y sin poder ir a los oficios, se pide a todas encender una vela en el momento de compartir la cena, gesto que pueden acompañar con una oración-bendición.

«Con este gesto se invita a unirse a Jesús en su Última Cena y a todos por los que Él se entrega. En un día donde, a causa del aislamiento, sólo hemos podido celebrar la Eucaristía de manera virtual, este gesto nos ayudará a sentirnos, si cabe, más unidos entre nosotros, más en común-unión con todos y con toda la Humanidad sufriente por esta pandemia global. Al encender una vela, nos unimos en comunidad fraterna y alumbramos la Pascua que esperamos», afirma una nota difundida por Cáritas y los obispos españoles.

 

 

 

 

 

 

Parroquia Sagrados Corazones
mgripa08@gmail.com
No hay comentarios

Inserte un Comentario