Tercer Domingo Tiempo Ordinario: ‘Hoy se cumple esta Escritura que acabáis de oír’

Tercer Domingo Tiempo Ordinario: ‘Hoy se cumple esta Escritura que acabáis de oír’

   Hay dos partes muy diferenciadas en el Evangelio de hoy: la primera es el prólogo en el que san Lucas dedica su escrito al ‘ilustre Teófilo’, y la segunda, en  que presenta a Jesús en la sinagoga de Nazaret …

‘Hoy se cumple esta escritura que acabáis de oír’

   Hay dos partes muy diferenciadas en el Evangelio de hoy: la primera es el prólogo en el que san Lucas dedica su escrito al ‘ilustre Teófilo’, y la segunda, en  que presenta a Jesús en la sinagoga de Nazaret. 

   Prescindiendo -de si se trata de una persona concreta o si representa a la comunidad, lo cierto es que Teófilo es una palabra griega que significa ‘amigo o amado de Dios’ y que la pretensión del evangelista es que, por medio de su libro, ‘llegues a comprender la autenticidad de las enseñanzas que has recibido’.

   Como la Palabra de Dios no es algo del pasado, cada uno de nos- otros debemos identificarnos con el llamado Teófilo, pues, además, todos somos amados de Dios y, por tanto,  a todos nosotros dedica san Lucas la Buena Nueva que va a plasmar  en su Evangelio.

 

   La segunda parte del relato de hoy presenta a Jesús yendo a Nazaret y entrando en la sinagoga como era su costumbre los sábados, y participando activamente: proclama y comenta la Palabra de Dios. En la sinagoga de Nazaret, expone su programa de vida y misión; programa que  compendia en el pasaje del profeta Isaías que acaba de leer: ‘El Espíritu del Señor está sobre mí, porque él me ha ungido. Me ha enviado a evangelizar a los pobres, a proclamar a los cautivos la libertad, y a los ciegos, la vista; a poner en libertad a los oprimidos; a proclamar el año de gracia del Señor’.

   Jesús, al terminar la lectura, se aplica a sí mismo las palabras del profeta y, ante la expectación de la sinagoga que tenía los ojos clavados en él,  afirma solemnemente: Hoy se ha cumplido esta  Escritura que acabáis de oír.

   Al declarar Jesús que las palabras del profeta se cumplen  en él, está declarando que él es el Ungido/Elegido por el Espíritu del Señor, y que ha sido enviado para realizar la misión de evangelizar y de hacer presente el reino de Dios; por eso,  propone su programa de vida y cómo piensa llevarlo a cabo.

   El alcance de la misión de Jesús es universal y las buenas noticias que él trae de parte de Dios deben llegar a todas las gentes. El reino que anuncia tiene que alcanzar a todos y la salvación que él aporta no es solamente espiritual, sino que abarca  todas las dimensiones de la persona y de la sociedad, con una marcada predilección hacia los pobres y hacia los que sufren  en el cuerpo o en el espíritu.

   El programa del reino de Dios que él anuncia y que irá haciendo realidad, es fermento de una sociedad justa y fraterna, sin  desigualdades ni injusticias,  sin marginaciones ni  ‘periferias’.

   Después de la escena programática en la sinagoga de Nazaret, Lucas, a lo largo de su Evangelio, nos irá mostrando cómo Jesús cumple su  programa derramando y sembrando bondad, de tal forma que en su segundo libro (Hechos de los Apóstoles) resumirá la vida  de Jesús de Nazaret como aquel que pasó haciendo el bien. Dante Alighieri define al evangelista Lucas como ‘el cantor de la ternura de Cristo’ (‘Scriba mansuetudinis Christi’).

 

   El Evangelio, al proponernos el programa de Jesús, nos está indicando que nosotros, sus seguidores, debemos abrazar ese programa y nos marca el camino para que evangelicemos haciendo presentes la ternura y la misericordia de Dios en este  mundo que tanto lo necesita.

osvaldo Aparicio, ss.cc.
No hay comentarios

Inserte un Comentario