REFLEXIONES – ACTUALIDAD

Foto

REFLEXIONES – ACTUALIDAD

Festival de las Familias: testimonios de amor verdadero donados al Papa

X Encuentro Mundial de las Familias.

La familia alivia las heridas, hace que las personas vivan en armonía incluso cuando hay diferencias culturales y religiosas, les permite recorrer un camino juntos, vivir la paternidad como un «valor añadido en todo», yendo hacia la escucha, la acogida y el perdón. Estos son algunos de los pasajes más destacados de los testimonios de cinco familias que hablaron en el Aula Pablo VI, en presencia del Papa Francisco, durante el Festival de las Familias, evento inaugural del X Encuentro Mundial de las Familias.

 

Música y testimonios

 

El Encuentro Internacional, con el tema «El amor familiar: vocación y camino a la santidad», ha comenzado esta tarde en el Aula Pablo VI y finalizará el domingo 26 de junio con el Ángelus del Papa Francisco. Los anfitriones del Festival de las Familias de hoy en la Sala Nervi fueron una de las familias más famosas de la televisión italiana: Amadeus y Giovanna Civitillo. Les acompañaron en el escenario Il Volo, la Orquesta Filarmónica Marchigiana y varios invitados, entre ellos algunas familias ucranianas en conexión de una parroquia de Kiev. Antes de la llegada del Papa y de los testimonios de las cinco familias, intervino también en el escenario Francesco Beltrame Quattrocchi, nieto de los beatos patronos del Encuentro que ha comenzado hoy. El Santo Padre entró sobre las

 

La familia se enriquece con las diferencias

 

Sofía tiene cinco años, uno más que Lilia y Miral. Los tres se han quedado sin padre durante casi un año y medio. Su querido padre era Luca Attanasio, el embajador italiano en la República Democrática del Congo, que fue asesinado cuando se dirigía a visitar un proyecto alimentario de la ONU para niños. Algunos de ellos de la misma edad que sus hijos. Zakia Seddiki es la viuda, o más bien la esposa, de Attanasio, porque como explica al principio de su testimonio «no me gusta hablar de él en pasado, porque siempre siento a Luca a mi lado». Hasta el punto de «sentir su presencia cada día», en lo que ella llama una «familia herida».

Zakia dice sentirse honrada de poder compartir la historia de amor de su familia en presencia de Francesco. «La primera vez que nuestras hijas vieron al Papa, pensaron que era un médico», revela, refiriéndose al color del vestido, pero «tenían razón: porque el Papa es un médico que se preocupa por las almas de todos los cristianos, que siempre se ocupa de los que necesitan consuelo». Zakia, musulmana, subraya que la diferencia de religión en la familia nunca ha sido un obstáculo, es más, «sin duda nos ha enriquecido, hemos basado nuestra familia en el amor auténtico, con respeto, solidaridad y diálogo entre nuestras culturas». Sus respectivas religiones les han ayudado «a superar todas las diferencias y dificultades, aprendiendo la importancia de la comunicación y de la escucha y de la convivencia sin juzgar al otro, porque siempre hemos creído en el mismo Dios que nos pide, en dos libros sagrados diferentes, la Biblia y el Corán, que amemos al prójimo, que hagamos el bien y nunca el mal, que respetemos a los demás».

La esposa de Luca Attanasio destaca cómo estos dos libros han estado siempre presentes en todos los hogares, libros que se leen a los niños, celebrando «juntos, con alegría, la Navidad y también el Ramadán, que nos acercó al sufrimiento de cada niño que carece de comida y agua cada día». Los pensamientos de Zakia se dirigen entonces a las «muchas mujeres como yo, que se quedan solas con los niños». Tengo la tarea -dice- de transmitir a nuestros hijos ese amor que nació con Luca. Puede haber momentos de desánimo, sobre todo por la noche, cuando se hace el silencio, cuando necesitaría a mi marido a mi lado para hacer sonreír a nuestras tres princesas, para leerles un cuento de hadas, para contarles sus mil aventuras. Pero estoy seguro de que seguirán creciendo fuertes, sonrientes y genuinos como su padre. La vida puede ser injusta, pero no debemos ni podemos ceder al desánimo». Por último, el deseo para las familias presentes en el Aula Pablo VI y conectadas en todos los continentes, para que «sean, a pesar de las diferencias culturales y de sufrimiento, un lugar donde podamos encontrar siempre la luz y la certeza de que Dios nunca nos dejará solos».

 

El amor sorprende y pide acoger

 

Lejos de Kiev, a principios de marzo. Unos diez días después del comienzo de la guerra. Madre e hija, obligadas a abandonar su hogar y sus afectos, sus recuerdos y sus esperanzas. Todo. El traslado al oeste, luego la oportunidad de ir a Italia, en autobús. «La decisión de abandonar Ucrania me hizo sufrir mucho», explica Iryna, pero fue su marido quien primero les pidió a ella y a su hija de 17 años, Sofía, que se pusieran a salvo. Ambas llevan más de dos meses viviendo en Roma. «Hoy doy gracias a Dios porque ha enviado a nuestro camino a tanta gente buena que nos ha ayudado y ha mostrado un gran corazón al darnos ayuda y esperanza», explica Iryna con la voz rota por la emoción, «todo esto es posible gracias a Dios y a la generosidad de quienes nos ayudan», subraya la joven Sofía.

Los pensamientos de ambas son, pues, para el Señor, para la «Providencia de Dios». Por el momento, las dos mujeres son acogidas por la familia de Pietro y Erika, que les ha ofrecido un piso recién terminado debajo de la casa donde viven. «A pesar de tener una familia muy numerosa, con seis hijos, nos han acogido con cariño. Estamos muy agradecidas por esta acogida y hospitalidad, por la ayuda de sus amigos y de la comunidad parroquial, señala Iryna. También están presentes en el Aula Pablo VI las esposos que acogen a los refugiados ucranianos. Pietro tiene 30 años y no quiere que se le considere «bueno para esta acpgida: acogemos a Iryna y a Sofía por gratitud a Dios, ya que sólo podemos dar gratuitamente ese amor que hemos recibido gratuitamente del Señor y de su Iglesia». En efecto, al relatar su experiencia, al final del discurso reiteró: «Sin la ayuda y la fuerza de la fe, no habríamos acogido a nadie, sentimos que ofrecemos nuestra disponibilidad sin ninguna pretensión, porque estamos convencidos de que acoger al otro que sufre es acoger a Cristo». Su mujer, Erika, no oculta su sorpresa inicial cuando le llega la propuesta de acoger a una familia ucraniana. Sin embargo, hoy considera esta experiencia como «una gran bendición del cielo» para toda su familia.

La familia, don y fortaleza hacia la santidad

 

«Nuestra familia es el mayor regalo que el Señor nos ha podido dar, dentro de ella ha habido momentos buenos y no tan buenos, de gracia y de oscuridad, pero todos aderezados por el amor mutuo que nos ha hecho superar incluso los difíciles». Así comienza el testimonio de Roberto y María Anselma Corbella, padre y madre de Chiara Corbella Petrillo, proclamada Sierva de Dios por la Iglesia Católica en 2018. «Día tras día, con la ayuda de Dios y el compromiso de todos», continúan, «hemos construido esta fortaleza, porque la familia es una fortaleza si el amor está en el centro. Elisa es esposa, madre de tres hijos y vive en el norte de Italia. Chiara volvió a la Casa del Padre hace 10 años, el 13 de junio de 2012, después de enfrentarse a «dos embarazos, ambos con diagnósticos poco favorables de graves malformaciones incompatibles con la vida». Ella y su marido Enrico -recuerdan sus abuelos- eligieron acoger con amor a Maria Grazia Letizia y a Davide Giovanni y al nacer, después de bautizarlos, los devolvieron al Padre». La joven pareja volvió a abrirse a la vida, no mucho después, y esta vez su hijo está bien.

 

«Francesco tiene ahora once años», dice el matrimonio Corbella Petrillo, todavía conmovido. «Chiara, sin embargo, descubrió en el cuarto mes que tenía un problema en la lengua, que más tarde resultaría ser un carcinoma muy agresivo, pero pospuso todo lo que podría haber comprometido la vida de Francesco hasta después de su nacimiento». Un año después de dar a luz, Chiara muere.  Sólo tiene 28 años. Sus padres recuerdan su carácter: «Era una persona con los pies en la tierra, no huía cuando se enfrentaba a las pruebas de la vida, las afrontaba con la mirada hacia el cielo, desde que era una niña, su progreso siempre tenía un propósito. También era muy abierta», continúan, «su respeto por los demás no debilitaba su fe porque siempre fue coherente pero nunca arrogante, nunca imponente, no imponía sus ideas sino que las promovía, sobre todo con el ejemplo». ¿Cómo se encuentra uno ante un drama como éste, la muerte de una hija? Ante miles de personas en el Aula Pablo VI, y muchas más conectadas desde casa, el testimonio de la pareja también pretende responder a esta pregunta: «Como María al pie de la cruz, aceptamos sin comprender, pero la serenidad de Chiara nos abrió una ventana a la eternidad y sigue iluminándola hoy. Nos resultó difícil acompañarla hasta el umbral del Paraíso y dejarla marchar, pero desde ese momento fluyó tal gracia que nos hizo vislumbrar el plan de Dios y nos impidió caer en la desesperación», concluyen.

 

El matrimonio, un punto de renacimiento

 

Una pareja joven, cuatro hijos. Todo comenzó hace diez años, un encuentro en el gimnasio. El compromiso, después de poco más de un año, su primogénito, Matteo, nació. Pasa otro año y medio, el padre Luigi y la madre Serena tienen poco más de veinte años. Llega otro regalo de Dios, el pequeño Riccardo. Luego, en 2018, el tercer hijo, Gabriele. Con el nacimiento de nuestro primogénito, nos descubrimos como familia», dice Luigi, que ahora tiene 34 años. Nunca faltaron las dificultades cotidianas, porque», revela, «elegir la paternidad hoy en día es agotador, tan agotador cuanto hermoso». Un pensamiento compartido con Serena, que habla de sus tres hijos como el «valor añadido en cada gesto cotidiano, porque te obligan a tomarte el futuro a pecho, partiendo de lo que hay y no de lo que desearías que hubiera». La joven madre, sin embargo, no oculta su amargura por no haber encontrado una comunidad capaz de acogerlos como padres, como una familia por lo que son, aunque no estén casados.

 

«Incluso en nuestro particular camino en la Iglesia», explica, «teníamos un punto fijo: bautizar a nuestros hijos». A continuación, la pareja habla de las numerosas dificultades recientes, especialmente relacionadas con la pandemia, la soledad y el cansancio físico y mental. No somos un ejemplo», dice Serena, pero «somos simples padres que han fundado a todos en principios humanos: amor, obediencia, respeto, responsabilidad, sacrificio, solidaridad, perdón y resiliencia». Un camino que ha llevado, hoy, a un acercamiento a la Iglesia, a «reavivar nuestra fe dormida». De ahí el deseo, más fuerte que nunca: casarse. «Santo Padre, este es nuestro tortuoso camino hasta ahora, esperamos y confiamos en que todo nos lleve a coronar nuestro deseo de matrimonio, que es – concluyen – no un punto de llegada, sino un punto más de renacimiento».

 

Más allá de la crisis, juntos

 

Paul y Germaine Balenza llevan 27 años casados. Viven en la República Democrática del Congo. Una larga historia, la suya, hecha de altibajos como todas las parejas. Sin embargo, hace un año ella decidió abandonar su casa. «Mi marido era infiel, poco sincero, gestionaba mal la fortuna familiar, estaba más interesado en el poder que en nosotros», dice Germaine para explicar su decisión de mudarse a casa de su hermana.

Paul es el presidente de los diputados católicos de su país, comprometido con el trabajo pastoral y es un artista afirmado de la música cristiana. ‘Mi vida se volvió insoportable, mis hijos se escandalizaron, nunca hubiera pensado en divorciarme’, explica el hombre, hablando del año pasado. En esta situación, ¿quién ayudó a los dos? «Algunas personas intentaron hacerme entrar en razón, mientras que otras hicieron todo lo posible por agravar la situación de mi matrimonio», revela Germaine. «Pero el Señor, presente en nuestro matrimonio, respondió al deseo más profundo de mi corazón y lo salvó», dice Paul, refiriéndose al papel desempeñado por una asociación católica congoleña de laicos llamada «Comunidad Familiar Cristiana», que permitió a los dos reunirse, hablar y analizar sus vidas. Primero individualmente y luego juntos. «Estos encuentros nos permitieron decirnos duras verdades, vaciar nuestros corazones de odio, ira, malicia y otros sentimientos negativos. Al final», concluye, «nos perdonamos sinceramente y decidimos reanudar nuestra vida juntos». Dios estuvo con nosotros y nos dio fuerza».

Andrea De Angelis

Parroquia Sagrados Corazones
parroquia.sscc.madrid@gmail.com
No hay comentarios

Inserte un Comentario

Ver más

  • Responsable: PARROQUIA DE LOS SAGRADOS CORAZONES.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información / Personalizar cookies
Privacidad