REFLEXIONES – ACTUALIDAD

Foto

REFLEXIONES – ACTUALIDAD

Escuchar con los oídos del corazón: 8 claves

La capacidad de escuchar a la sociedad es sumamente preciosa en este tiempo herido por la larga pandemia

A continuación, presentamos 8 puntos clave de Escuchar con los oídos del corazón, que es el mensaje 2022 para la 56 Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales:

1. Es la Base de la relación con Dios

“En las páginas bíblicas aprendemos que la escucha no sólo posee el significado de una percepción acústica, sino que está esencialmente ligada a la relación dialógica entre Dios y la humanidad. ‘Shema’ Israel – Escucha, Israel’ (Dt 6,4), el íncipit del primer mandamiento de la Torah se propone continuamente en la Biblia, hasta tal punto que san Pablo afirma que ‘la fe proviene de la escucha’ (Rm 10,17).

“Efectivamente, la iniciativa es de Dios que nos habla, y nosotros respondemos escuchándolo”.

2. Cerrar los oídos es negarse a la relación

“Dios ama al hombre: por eso le dirige la Palabra, por eso ‘inclina el oído’ para escucharlo.

“El hombre, por el contrario, tiende a huir de la relación, a volver la espalda y ‘cerrar los oídos’ para no tener que escuchar. El negarse a escuchar termina a menudo por convertirse en agresividad hacia el otro, como les sucedió a los oyentes del diácono Esteban, quienes, tapándose los oídos, se lanzaron todos juntos contra él (cf. Hch 7,57)”.

3. La escucha es una dimensión del amor

“El Señor llama explícitamente al hombre a una alianza de amor, para que pueda llegar a ser plenamente lo que es: imagen y semejanza de Dios en su capacidad de escuchar, de acoger, de dar espacio al otro. La escucha, en el fondo, es una dimensión del amor”.

4. Calidad de la escucha

“Jesús pide a sus discípulos que verifiquen la calidad de su escucha: ‘Presten atención a la forma en que escuchan’ (Lc 8,18); los exhorta de ese modo después de haberles contado la parábola del sembrador, dejando entender que no basta escuchar, sino que hay que hacerlo bien”.

“Sólo prestando atención a quién escuchamos, qué escuchamos y cómo escuchamos podemos crecer en el arte de comunicar, cuyo centro no es una teoría o una técnica, sino la ‘capacidad del corazón que hace posible la proximidad’ (Evangelii gaudium, 171)”.

5. Sordera interior

“Todos tenemos oídos, pero muchas veces incluso quien tiene un oído perfecto no consigue escuchar a los demás. Existe realmente una sordera interior peor que la sordera física.

“La escucha, en efecto, no tiene que ver solamente con el sentido del oído, sino con toda la persona. La verdadera sede de la escucha es el corazón”.

6. La escucha de sí mismo

“La primera escucha que hay que redescubrir cuando se busca una comunicación verdadera es la escucha de sí mismo, de las propias exigencias más verdaderas, aquellas que están inscritas en lo íntimo de toda persona.

“Y no podemos sino escuchar lo que nos hace únicos en la creación: el deseo de estar en relación con los otros y con el Otro. No estamos hechos para vivir como átomos, sino juntos”.

7. La tentación de escuchar a escondidas

“Existe un uso del oído que no es verdadera escucha, sino lo contrario: el escuchar a escondidas. De hecho, una tentación siempre presente y que hoy, en el tiempo de las redes sociales, parece haberse agudizado, es la de escuchar a escondidas y espiar, instrumentalizando a los demás para nuestro interés.

“Por el contrario, lo que hace la comunicación buena y plenamente humana es precisamente la escucha de quien tenemos delante, cara a cara”.

8. La base de la buena comunicación

“Escuchar es, por tanto, el primer e indispensable ingrediente del diálogo y de la buena comunicación. No se comunica si antes no se ha escuchado, y no se hace buen periodismo sin la capacidad de escuchar. Para ofrecer una información sólida, equilibrada y completa es necesario haber escuchado durante largo tiempo.

“Para contar un evento o describir una realidad en un reportaje es esencial haber sabido escuchar, dispuestos también a cambiar de idea, a modificar las propias hipótesis de partida”.

La capacidad de escuchar a la sociedad es sumamente preciosa en este tiempo herido por la larga pandemia”.

Parroquia Sagrados Corazones
parroquia.sscc.madrid@gmail.com
No hay comentarios

Inserte un Comentario