REFLEXIONES – ACTUALIDAD

Foto

REFLEXIONES – ACTUALIDAD

La libertad de los sabios

 

El amor verdadero solo se da entre personas que libremente quieren entregarse a otro. Por ello la libertad se presenta con un valor incalculable pues abre la puerta al ejercicio del amor

 

El único valor que todavía suscita unanimidad en el tercer milenio es el de la libertad. Todo el mundo está más o menos de acuerdo en que el respeto a la libertad de los demás constituye un principio ético fundamental: algo más teórico que real. Quizá no se trate más que de una manifestación de ese egocentrismo endémico al que ha llegado el hombre moderno, para quien el respeto a la libertad de cada uno constituye más bien una reivindicación de individualismo: ¡que nadie se permita impedirme que haga lo que quiera!

La libertad presenta dos rostros. Hay quienes la definen por su cara exterior dependiente de las circunstancias. Eliminar las trabas que me impiden actuar es sinónimo de libertad. Las normas que impone la sociedad, los límites del propio cuerpo,…obstáculos, impedimentos…leyes físicas, la naturaleza humana…Siempre queremos ir más lejos, ir más deprisa, tener más poder…Creemos que seremos mas libres cuando “los progresos” de la biología nos permitan elegir el sexo de nuestros hijos…nos creemos más libres por intentar ir más allá de nuestras posibilidades…ya no es alpinismo normal sino alpinismo de riesgo, lo que se práctica con este concepto de libertad.

La libertad vivida como una lucha para eliminar toda oposición a una voluntad caprichosa es la que pregonan los teóricos, los que escriben libros, hablan y hablan de la libertad, presentan todo fácil y accesible. Pero cuando callan, en la soledad del silencio se advierte que el corazón sigue gimiendo por algo que no alcanza a poseer.

Hay otros que hablan de la libertad, con menos palabras y mayor sabiduría. Son los que saben que la libertad es oportunidad, capacidad pero para elegir lo bueno, lo valioso, lo que me realiza. Antes de tomar una decisión, se han preocupado de conocer qué quieren, por qué lo quieren y lo que es más interesante ¿A dónde me conduce esta elección? Porque las consecuencias no son nunca opcionales a la decisión. Los sabios de la libertad invitan a mirar a la meta ¿Quién soy yo como ser humano? ¿Qué me realiza realmente? ¿Dónde está la verdad? ¿y el bien? ¿y los otros? ¿Soy un ser para estos valores? Entonces su libertad se convierte en el viento que mueve la vela de sus vidas, pero con un timón bien orientado; es decir hacia los fines que le son naturales. ¡El gran misterio humano es que somos el único ser que puede elegirse o negarse a sí mismo! Los teóricos de la libertad cortarán las amarras, dinamitarán los arrecifes, pero ¿a dónde van? Presentan la vida como si fuera un enorme supermercado en el que en cada estante se despliega un amplio surtido de posibilidades del que poder tomar, a placer y sin coacción, lo que se quiera, pero ¿para qué? Bastaría que hubiera un cártel de “No tomar”, para que se sintieran amenazados en el uso de su libertad, aunque el cartel estuviera colocado encima de botellas de veneno.

Si la libertad fuera sólo el ejercicio de elegir, y se midiera por la cantidad de opciones que se tienen, ridículamente a medida que la vida pasa, seríamos menos libres, pues cada vez tendríamos menos opciones posibles. Sin embargo hay quienes rondan la ancianidad y demuestran una libertad de espíritu infinitamente mayor que jóvenes de 20 años, porque han invertido el tiempo de su existencia en elegir de acuerdo a lo que querían ser, regidos por unos valores que ahora son la corona de su andadura. Y siguen siendo libres porque siguen eligiendo amar antes que romper en busca de su placer.

Los sabios de la libertad son los que han descubierto que a quien hay que liberar es a nuestro corazón, prisionero de sus miedos o egoísmos; es él quien debe cambiar y aprender a amar dejándose transformar. Sólo el amor rompe el sentimiento de angustia de no alcanzar nunca la serenidad. Quien no sabe amar, todo le agobiará, lo sentirá en desventaja, se sentirá prisionero. La experiencia de la libertad interior es la más imperiosa necesidad del hombre y la mujer actual porque nunca como ahora se han roto tantas trabas y se vive con tanto desasosiego emocional.

El ser humano manifiesta una gran ansia de libertad porque su aspiración fundamental es la aspiración a la felicidad, y porque comprende que no existe felicidad sin amor, ni amor sin libertad. El amor es un producto que, aunque se tasa con avaricia, no se cobra, no se vende, sin que deje de serlo. El amor verdadero solo se da entre personas que libremente quieren entregarse a otro. Por ello la libertad se presenta con un valor incalculable pues abre la puerta al ejercicio del amor.

Merece la pena escuchar la vida de los sabios de la libertad, que hablan menos y son más libres, porque son más seres humanos. Han elegido la verdad, el bien y el amor como las metas de su vida y con ello han encontrado lo que no se encuentra con sólo eliminar trabas: la paz del corazón.

Nieves García

Parroquia Sagrados Corazones
parroquia.sscc.madrid@gmail.com
No hay comentarios

Inserte un Comentario

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: PARROQUIA DE LOS SAGRADOS CORAZONES.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información / Personalizar cookies
Privacidad