REFLEXIONES

Foto

REFLEXIONES

«El perdón es un derecho humano»

 

«La guerra es un sinsentido”. El Papa Francisco intervino en el programa «Che tempo che fa» de Fabio Fazio en la RAI Tre desde la Casa Santa Marta y habló con el presentador, que le interrogó sobre muchos temas: las guerras, los migrantes, la salvaguarda de la creación, la relación entre padres e hijos, el mal y el sufrimiento, la oración, el futuro de la Iglesia y la necesidad de los amigos. Y afirma que el perdón es un «derecho humano. La capacidad de ser perdonado es un derecho humano. Todos tenemos derecho a ser perdonados si pedimos perdón».

La atención se centra principalmente en el tema querido por el Papa de la migración. Desgraciadamente, este tema es actual tras la reciente noticia de los 12 migrantes encontrados muertos por congelación en la frontera entre Grecia y Turquía. Para el Papa «esto es un signo de la cultura de la indiferencia». Y también es «un problema de categorización»: las guerras, en primer lugar; las personas, en segundo.

Los niños, los inmigrantes, los pobres

emen es un ejemplo de ello: «¿Cuánto tiempo lleva Yemen sufriendo la guerra y cuánto tiempo llevamos hablando de los niños de Yemen? Un claro ejemplo, y hace años que no hay solución al problema. No quiero exagerar, más de 7 seguro, si no 10. Hay categorías que importan y otras que están en el fondo: los niños, los inmigrantes, los pobres, los que no tienen comida. Estos no cuentan, al menos no cuentan en primer lugar, porque hay gente que quiere a estas personas, que intenta ayudarlas, pero en el imaginario universal lo que cuenta es la guerra, la venta de armas. Piensa que, con un año sin fabricar armas, podrías dar comida y educación a todo el mundo, de forma gratuita. Pero esto está en segundo plano», dice el Papa Francisco.

Recordó a Alan Kurdi, el niño sirio encontrado muerto en una playa, y en los muchos otros niños como él «que no conocemos» y que «mueren de frío» cada día. Sin embargo, la guerra sigue siendo la primera categoría: «Vemos cómo se movilizan las economías y lo que es más importante hoy, la guerra: la guerra ideológica, la guerra de poderes, la guerra comercial y tantas fábricas de armas», dice el Papa.

Y hablando de guerra, el Pontífice -preguntado por las tensiones entre Ucrania y Rusia- recuerda las raíces de esta horrible realidad que es «un contrasentido de la creación» que se remontan al Génesis con la guerra entre Caín y Abel, la guerra por la Torre de Babel. «Las guerras entre hermanos» aparecieron poco después de la creación del hombre y la mujer por parte de Dios: «Hay como un antisentido de la creación, por eso la guerra es siempre destrucción. Por ejemplo, trabajar la tierra, cuidar a los niños, formar una familia, hacer crecer la sociedad: esto es construir. Hacer la guerra es destruir. Es una mecánica de destrucción”.

En esta misma mecánica el Papa Francisco incluye el trato «criminal» reservado a miles de migrantes. «Para llegar al mar sufren tanto», dice el Pontífice, y vuelve a denunciar a los «lagers» en Libia: «Cuánto sufren en manos de los traficantes los que quieren escapar». Hay películas que lo demuestran y muchas se conservan en la Sección de Migrantes y Refugiados del Dicasterio para el Desarrollo Humano. «Sufren y luego se arriesgan a cruzar el Mediterráneo. Entonces, a veces, son rechazados, por alguien que por responsabilidad local dice ‘No, aquí no vienen’; hay estos barcos que van de un lado a otro buscando un puerto, que vuelven o mueren en el mar. Esto ocurre hoy», reiteró el Papa.

Y, como en otras ocasiones, repite el principio de que «cada país debe decir cuántos inmigrantes puede acoger»: «Es una cuestión de política interna que debe estar bien pensada y decir ‘puedo hasta este número’. ¿Y los demás? Está la Unión Europea, tenemos que ponernos de acuerdo, para lograr un equilibrio, en comunión». Por el momento, en cambio, sólo parece surgir la «injusticia»: «Vienen a España e Italia, los dos países más cercanos, y no son recibidos en otros lugares. El inmigrante debe ser siempre acogido, acompañado, promovido e integrado. Acogida porque hay dificultades, luego acompañamiento, promoción e integración en la sociedad». Sobre todo, integrarlos para evitar la creación de guetos y los extremismos nacidos de las ideologías.

«No basta con ver, es necesario sentir, es necesario tocar»

Asimismo, el Papa, preguntado al respecto por el presentador, nos insta a reflexionar sobre lo que parece ser una tremenda división en el mundo: una parte desarrollada donde se tiene «la posibilidad de la escuela, la universidad, el trabajo»; otra, con «niños que mueren, migrantes que se ahogan, injusticias que vemos también en nuestros propios países». La tentación «muy fea», subraya el Pontífice, es «la de mirar para otro lado, no mirar». Sí, están los medios de comunicación que lo muestran todo «pero tomamos distancia»; sí, «nos quejamos un poco, ‘¡es una tragedia!’ pero luego es como si no hubiera pasado nada». «No basta con ver, es necesario sentir, es necesario tocar», insiste Francisco. «Echamos de menos tocar las miserias y tocar nos lleva al heroísmo. Pienso en los médicos, enfermeros y enfermeras que dieron su vida en esta pandemia: tocaron el mal y eligieron quedarse allí con los enfermos».

El mismo principio se aplica a la Tierra. Una vez más, el Papa Francisco reitera la llamada a cuidar la Creación: «Es una educación que debemos aprender». El Papa se fija en la Amazonia y en los problemas de la deforestación, la falta de oxígeno, el cambio climático: se corre el riesgo de «la muerte de la biodiversidad», se corre el riesgo de «matar a la Madre Tierra», dice. A continuación, citó el ejemplo de los pescadores de San Benedetto del Tronto, que encontraron unos 3 millones de toneladas de plástico en un año y tomaron medidas para retirar todos los residuos del mar. «Debemos meternos esto en la cabeza: hacernos cargo de la Madre Tierra», dice el Papa.

El Papa reclama una actitud de «cuidado», que parece faltar en la sociedad. Lo que estamos viviendo hoy es, de hecho, un problema de «agresión social», como demuestra el fenómeno del bullying.

¿Juegan con sus hijos?

Con el foco puesto todavía en los jóvenes, a veces víctimas de «una increíble sensación de soledad» a pesar de estar hiperconectados, el Papa Francisco se dirigió a los padres de los adolescentes, a los que a veces les cuesta entender «el sufrimiento de los demás». Para el Obispo de Roma, la relación entre padres e hijos se resume, en una palabra: «cercanía». «La cercanía con los niños. Cuando las parejas jóvenes se confiesan o cuando hablo con ellas, siempre les hago una pregunta: «¿Juegan con sus hijos? Esa gratuidad de papá y mamá con el niño. A veces escucho respuestas dolorosas: ‘Pero padre, cuando salgo de casa para trabajar están durmiendo y cuando vuelvo por la noche vuelven a dormir’. Es la sociedad cruel que se desprende de sus hijos. Pero la gratuidad con los propios hijos: jugar con los niños y no asustarse de los niños, de las cosas que dicen, de las hipótesis, o incluso cuando un niño, ya mayor, un adolescente, mete la pata, estar cerca, hablar como un padre, como una madre». No hacen bien esos «padres que no están cerca de sus hijos, que para tranquilizarlos les dicen ‘pero coge la llave del automóvil, vete'». Por otro lado, «es muy bonito» cuando los padres son «casi cómplices con sus hijos».

En cuanto a la cercanía, Fazio recuerda la conocida frase del Papa: «Un hombre puede mirar hacia abajo a otro hombre sólo cuando le ayuda a levantarse». «Es verdad -dicel -. En la sociedad vemos cómo a menudo la gente mira a los demás para dominarlos, para someterlos, y no para ayudarlos a levantarse. Piensa -es una historia triste, pero cotidiana- en esos empleados que tienen que pagar su estabilidad laboral con su cuerpo, porque su jefe los mira con desprecio, pero para dominarlos. Es un ejemplo cotidiano, pero realmente cotidiano». Este gesto, en cambio, sólo es admisible para realizar un acto «noble», es decir, extender la mano y decir «levántate hermano, levántate hermana».

Tenemos derecho a ser perdonados

La conversación se amplía y toca el concepto de libertad, que es un don de Dios pero que «también es capaz de hacer mucho mal». «Como Dios nos hizo libres, somos dueños de nuestras decisiones y también de tomar decisiones equivocadas», dice Francisco. Y se detiene en el concepto del Mal: «¿Hay alguien que no merezca el perdón y la misericordia de Dios o el perdón de los hombres?», se pregunta el presentador. El Pontífice responde con «algo que quizá escandalice a algunos»: «La capacidad de ser perdonado es un derecho humano. Todos tenemos derecho a ser perdonados si pedimos perdón. Es un derecho que proviene de la propia naturaleza de Dios y que ha sido dado como herencia a los hombres. Hemos olvidado que quien pide perdón tiene derecho a ser perdonado. Si has hecho algo, pagas por ello. ¡No!, Tienes derecho a ser perdonado, y si tienes una deuda con la sociedad, puedes pagarla, pero con el perdón”.

Sin embargo, hay otro mal, el inexplicable que a veces golpea a los inocentes, y por el que uno se pregunta por qué Dios no interviene.  «Tantos males -explica el Obispo de Roma- vienen precisamente porque el hombre ha perdido la capacidad de seguir las reglas, ha cambiado la naturaleza, ha cambiado tantas cosas, y también por su propia fragilidad humana. Y Dios permite que esto continúe». Por supuesto, las preguntas siguen sin respuesta: «¿Por qué sufren los niños?». «No encuentro ninguna explicación para esto», admite el Papa. «Tengo fe, intento amar a Dios, que es mi padre, pero me pregunto: «¿Pero por qué sufren los niños? Y no hay respuesta. Él es fuerte, sí, omnipotente en el amor. En cambio, el odio, la destrucción, están en manos de otro que ha sembrado el mal en el mundo por envidia».

El futuro, del mundo y de la Iglesia, ocupa un amplio espacio en la entrevista. El futuro del mundo, prefigurado en los «Fratelli Tutti«, con el hombre en el centro de las economías y la elección. Es una prioridad que el Papa dice compartir con muchos Jefes de Estado que tienen buenos ideales. Sin embargo, estos chocan con «los condicionamientos políticos y sociales, incluso en la política mundial, que frenan las buenas intenciones». Son «sombras» que presionan a la sociedad, a la gente, a los que tienen roles de responsabilidad, dice el Papa: «Y entonces hay que negociar mucho».

La Iglesia avanza con la fuerza de Dios

Sobre el futuro de la Iglesia, Jorge Mario Bergoglio recuerda la imagen de la Iglesia esbozada por San Pablo VI en la exhortación apostólica Evangelii Nuntiandi, inspiradora de su Evangelii Gaudium: «Una Iglesia que peregrina». Hoy «el mayor mal de la Iglesia, el mayor», vuelve a reiterar el Papa Francisco, «es la mundanidad espiritual» que, a su vez, «hace crecer una cosa fea, el clericalismo, que es una perversión de la Iglesia». «El clericalismo que hay en la rigidez, y debajo de todo tipo de rigidez hay podredumbre, siempre», dice Francisco, que cuenta entre las «cosas feas» de la Iglesia actual las «posiciones rígidas, ideológicamente rígidas» que sustituyen al Evangelio. «Sobre las actitudes pastorales sólo digo dos, que son antiguas: el pelagianismo y el gnosticismo. El pelagianismo es creer que con mis fuerzas puedo avanzar. No, la Iglesia avanza con la fuerza de Dios, la misericordia de Dios y el poder del Espíritu Santo. Y el gnosticismo, la mística, sin Dios, esa espiritualidad vacía… no, sin la carne de Cristo no hay comprensión posible, sin la carne de Cristo no hay redención posible», «Hay que volver al centro una vez más: ‘El Verbo se hizo carne’. En este escándalo de la cruz, del Verbo hecho carne, está el futuro de la Iglesia», dice el Papa.

A continuación, explica la importancia de la oración: «Rezar -afirma- es lo que hace un niño cuando se siente limitado, impotente. – es lo que hace el niño cuando se siente limitado, impotente, [dice] ‘papá, mamá’. Rezar significa mirar nuestros límites, nuestras necesidades, nuestros pecados…. Rezar es entrar con fuerza, más allá de los límites, más allá del horizonte, y para nosotros los cristianos rezar es encontrarnos con ‘papá'». «El niño -insiste el Papa- no espera la respuesta de papá, cuando éste empieza a responder pasa a otra pregunta. Lo que el niño quiere es que la mirada de su padre esté sobre él. No importa cuál sea la explicación, sólo importa que papá le mire, y eso le da seguridad. Rezar es un poco de eso».

¿Tienes amigos de verdad?

A continuación, las preguntas tocan aspectos más personales: «¿Se siente alguna vez solo? ¿Tienes amigos de verdad?», le preguntan al Papa. «Sí», respondió, «tengo amigos que me ayudan, conocen mi vida como un hombre normal, no es que sea normal, no. Tengo mis anormalidades, eh, pero como un hombre normal que tiene amigos. Tengo mis propias anormalidades, eh, pero como un hombre común que tiene amigos; y me gusta estar con mis amigos a veces para contarles mis cosas, para escuchar las suyas, pero efectivamente necesito amigos. Esa es una de las razones por las que no me fui a vivir al Apartamento Pontificio, porque los Papas que estaban antes eran santos, y yo no puedo, no soy tan santo. Necesito relaciones humanas, por eso vivo en este hotel de Santa Marta donde encuentras gente que habla con todo el mundo, encuentras amigos. Es una vida más fácil para mí, no me apetece hacer la otra, no tengo fuerzas y las amistades me dan fuerzas. Por el contrario, necesito amigos, son pocos, pero de verdad».

Durante la entrevista, no faltan las referencias al pasado y a su infancia en Buenos Aires, su apoyo a San Lorenzo, su «vocación» de carnicero, sus raíces piamontesas y su experiencia en el laboratorio de química, un estudio «que me sedujo mucho» pero sobre el que prevaleció la llamada de Dios. A propósito de confidencias, el Papa recuerda también el voto que hizo a la Virgen del Carmen, el 16 de julio de 1990, de no ver la televisión: «No veo la televisión, no porque la condene». Y su amor por la música, especialmente la clásica. A continuación, se detiene en su sentido del humor que, según él, «es una medicina» y «hace mucho bien».

Salvatore Cernuzio

Parroquia Sagrados Corazones
parroquia.sscc.madrid@gmail.com
No hay comentarios

Inserte un Comentario

Ver más

  • Responsable: PARROQUIA DE LOS SAGRADOS CORAZONES.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información / Personalizar cookies
Privacidad