REFLEXIONES

Foto

REFLEXIONES

UN LOCO LLAMADO JESÚS

¿SER CRISTIANO HOY, CON TODAS LAS CONSECUENCIAS, NO ES EXPONERSE A SER TOMADO POR «LOCO»?

Recuerdo que, siendo niño, vino un sacerdote al pueblo para dar las charlas cuaresmales. Los más pequeños difícilmente podíamos contener la risa al verle dramatizar y oírle decir expresiones como ésta: “Cristo está loco…. (pausa), loco…. (pausa), loco… (pausa) de amor por los hombres”. No es a esta locura a la que nos referimos. Ni tampoco a esos casos en que la locura conlleva tintes gravemente patológicos.

Hay una manera muy cómoda de desentendernos de una persona cuando no piensa como nosotros o somos incapaces de comprenderla: decir que está loco. Y en muchos casos habría qué preguntarse a ver quién es más normal, si aquellos que llamamos locos o los que nos tenemos por cuerdos.

Lo cierto es que en el Evangelio aparece claramente reflejado que algunas personas tenían a Jesús por un loco. Nos dice el Evangelio (Mc 3) que fue a casa y se juntó de nuevo con tanta gente que no le dejaban ni comer. Al enterarse sus parientes, fueron a echarle mano, porque decían que no estaba en sus cabales…. También los fariseos decían que tenía dentro al demonio. Andaba por Galilea porque los judíos trataban de matarlo. Pero también sus parientes le dijeron que se marchase de allí. De hecho ni siquiera su familia creía en él: “estás loco” (Jn 7,20).

A veces llamamos loco al que no piensa ni actúa como la masa, al que es libre en el hablar y obrar, al que habla sin doblez ni prejuicios, al que dice abiertamente lo que piensa. En este sentido casi es normal que mucha gente fuera incapaz de comprender a Jesús, que les resultara desconcertante.

Un día un señor llamó a casa de un cura diciendo que era Dios. Le anunció que también iba a venir también a visitar la parroquia de Fabero, pero no llegó o si llegó no me encontró en casa. ¿Qué se podría pensar de él? Que estaba loco. Y con razón. Tal vez a muchos, y más a los judíos, el hecho de que un hombre intentara pasar por Dios debería resultarles tan inaceptable como absurdo. De ahí que hasta cierto punto ese rechazo parece normal. Con razón decía San Pablo que la cruz de Cristo era escándalo para los judíos y necedad para los griegos.

En todo caso un estudio objetivo de la personalidad de Jesús en la medida en que aparece reflejada en los Evangelios, nos muestra que, lejos de ser un enfermo mental, era persona muy equilibrada, un verdadero modelo de vida. Por otra parte, de no ser así difícilmente se explicaría el éxito, más allá de la muerte, de su doctrina y de su persona.

No sé si en nuestro tiempo, después de tantos años, puede haber quien considere a Jesús como un loco. Más bien pienso que no, puesto que la figura humana de Jesús goza de muchas simpatías. Pero ¿no es verdad que sí que puede ocurrir que aquella persona que intente seguir verdaderamente a Jesús y su estilo de vida sea, en cierta manera, incomprendida y mirada o con desprecio o con compasión? ¿Ser cristiano hoy, con todas las consecuencias, no es exponerse a ser tildado de “loco”

Mirando al Maestro y recordando las dificultades que tuvo que pasar hasta el punto de ser reprendido por su propia familia, que le buscaba como para que dejara de hacer el ridículo, ¿no es verdad que también nosotros nos sentimos un poco aliviados ante un mundo que no siempre nos entiende y pretende marginarnos?

Sin duda que hoy comprendo mejor aquella frase del predicador que tanta gracia nos hacía y que hasta podía parecer irreverente: “Cristo está loco”. No importa que también nosotros lo estemos… por Él.

Máximo Álvarez

Parroquia Sagrados Corazones
parroquia.sscc.madrid@gmail.com
No hay comentarios

Inserte un Comentario

Ver más

  • Responsable: PARROQUIA DE LOS SAGRADOS CORAZONES.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información / Personalizar cookies
Privacidad