ORACION DEL PAPA A LA VIRGEN Y COMUNIÓN ESPIRITUAL

ORACION DEL PAPA A LA VIRGEN Y COMUNIÓN ESPIRITUAL

 

En  estos días de emergencia sanitaria, el Papa Francisco confía la ciudad de Roma, Italia y el mundo a la protección de la Madre de Dios como un signo de salvación y esperanza. En un mensaje de video, el Pontífice dirige una oración a María, «Salud de los enfermos» y «Salvación del pueblo romano».

Oh María, tu resplandeces siempre en nuestro
camino como un signo de salvación y esperanza.

Nosotros confiamos en ti,
salud de los enfermos,
que  junto a la cruz estuviste asociada
al dolor de Jesús, manteniendo firme tu fe.

Tú, salvación de todos los pueblos,
sabes de qué tenemos necesidad
y estamos seguros que proveerás
para que, como en Caná de Galilea,
pueda volver la alegría y la fiesta
después de este momento de prueba.

Ayúdanos, Madre del divino Amor,
a confiarnos a  la voluntad del Padre
y a hacer lo que nos dirá Jesús,
que ha tomado sobre sí nuestros sufrimientos
y ha cargado nuestros dolores para conducirnos,
a través de la cruz, a la alegría de la resurrección.

Bajo tu protección buscamos refugio,
Santa Madre de Dios.
No desoigas nuestras súplicas
que estamos en la prueba,
y libéranos de todo peligro,
oh Virgen gloriosa y bendita.

COMUNIÓN ESPIRITUAL ( San Alfonso Mª de Ligorio)

Creo, Jesús mío, que estás                                                                                                                                                      real y verdaderamente en el Cielo                                                                                                                                         y en el Santísimo Sacramento del altar.                                                                                                                            Os amo sobre todas las cosas                                                                                                                                                y deseo vivamente recibirte                                                                                                                                                   dentro de mi alma,                                                                                                                                                                   pero no pudiendo hacerlo                                                                                                                                                    ahora sacramentalmente                                                                                                                                                        venid, al menos,                                                                                                                                                               espiritualmente a mi corazón.                                                                                                                                              Y como si ya os hubiese recibido,                                                                                                                                           me uno del todo a Ti.                                                                                                                                                        Señor no permitas que nunca                                                                                                                                                me aparte de Ti. Amén

Parroquia Sagrados Corazones
mgripa08@gmail.com
No hay comentarios

Inserte un Comentario