MIÉRCOLES DE LA SEMANA XXIX DEL TIEMPO ORDINARIO – CICLO C

Vidrieras

MIÉRCOLES DE LA SEMANA XXIX DEL TIEMPO ORDINARIO – CICLO C

El Periódico de México | Versión para imprimir | Columnas-VoxDei | «Estad  preparados, porque en el momento que no penséis, vendrá el Hijo del hombre»

 

Evangelio del día

 

 

Lectura del santo evangelio según san Lucas 12, 39-48

 

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
«Comprended que si supiera el dueño de casa a qué hora viene el ladrón, velaría y no le dejaría abrir un boquete en casa.
Lo mismo vosotros, estad preparados, porque a la hora que menos penséis viene el Hijo del hombre».
Pedro le dijo:
«Señor, ¿dices esta parábola por nosotros o por todos?». Y el Señor dijo:
«¿Quién es el administrador fiel y prudente a quien el señor pondrá al frente de su servidumbre para que reparta la ración de alimento a sus horas?
Bienaventurado aquel criado a quien su señor, al llegar, lo encuentre portándose así. En verdad os digo que lo pondrá al frente de todos sus bienes.
Pero si aquel criado dijere para sus adentros: “Mi señor tarda en llegar”, y empieza a pegarles a los criados y criadas, a comer y beber y emborracharse, vendrá el señor de ese criado el día que no espera y a la hora que no sabe y lo castigará con rigor, y le hará compartir la suerte de los que no son fieles.
El criado que, conociendo la voluntad de su señor, no se prepara ni obra de acuerdo con su voluntad, recibirá muchos azotes; pero el que, sin conocerla, ha hecho algo digno de azotes, recibirá menos.
Al que mucho se le dio, mucho se le reclamará; al que mucho se le confió, más aún se le pedirá».

 

Reflexión del Evangelio de hoy

 

También los gentiles son coherederos

 

El acercamiento de Dios a los hombres ha sido lento y progresivo. Situándonos ya en nuestra tradición judeocristiana, primero selló una alianza, un pacto, con el pueblo judío. “Yo seré vuestro Dios y vosotros seréis mi pueblo”. Fue lo que enseñaron los profetas del Antiguo Testamento. Pero “llegada la plenitud de los tiempos”, Dios envió a la tierra a su Hijo Jesucristo para extender su amistad, su salvación a toda la humanidad, a todos los pueblos.

Muchos judíos no entendieron a Jesús y su ampliación del mensaje divino, de tal manera que lo crucificaron en una cruz. San Pablo, judío de arriba a abajo, participaba de esta opinión de no aceptar a Jesús y su mensaje universal, de tal manera que, en un primer momento de su vida, persiguió a los cristianos. En cuanto el mismo Jesús salió a su encuentro y le convenció de su verdad, dedicó el resto de su vida a proclamar su evangelio y hacerlo a los gentiles para lo que le había elegido el mismo Jesús. “A mí el más insignificante de todo el pueblo santo, se me ha dado esta gracia: anunciar a los gentiles la riqueza insondable que es Cristo e iluminar la realización del misterio, escondido desde el principio de los siglos en Dios, creador de todo”. El mensaje de Jesús es para todos: “Id por el mundo entero y proclamad el evangelio”.

El Dios Padre, que nos reveló Jesucristo, nunca es un Dios nacionalista, de una sola nación, es universal. Quiere extender su ternura paternal sobre todos los hombres, sus hijos.

 

Dichoso el criado a quien su amo al llegar lo encuentre portándose así

 

Tenemos que reconocer que hay palabras y hay parábolas de Jesús que nos cuestan entender. Algo de esto nos sucede con el pasaje evangélico de hoy. Parece que la idea central es que debemos estar preparados para cuando llegue el Hijo del Hombre hasta nosotros. Pero la pregunta clave es quién es Jesús para nosotros. Si para nosotros Jesús es el Hijo de Dios, el que ha venido hasta nosotros en un acto de sublime amor, el que nos ha ofrecido y nos sigue ofreciendo su amistad, su luz, su cuerpo, su sangre, su persona… nunca pensaremos en su venida hasta nosotros con el miedo y el desasosiego que se teme la llegada de un ladrón a nuestra casa. Nunca le veremos ni le esperaremos como a ese el amo severo que nos va pedir cuentas detalladas de nuestra actuación y si fallamos nos despedirá de su lado…

No tendremos ningún miedo a qué hora viene el Hijo del hombre. Todo lo contrario, ansiaremos con profundo gozo, con una gran ilusión, que regrese, y poder seguir disfrutando de su amor, de su palabra, de su compañía…

Fray Manuel Santos Sánchez O.P. – Convento de Santo Domingo (Oviedo)

 

 

A TENER EN CUENTA

 

AYUDA A TU PARROQUIA: Pedimos vuestra colaboración para hacer frente a las necesidades económicas parroquiales. Envía tu donativo o suscríbete: BIZUM 02842 / Banco de Santander: ES35 0049 1804 1921 1028 8632

 

Entra en nuestra página WEB y sigue nuestras noticias: https://sa gradoscorazones.sscc.es

 

 

Parroquia Sagrados Corazones
parroquia.sscc.madrid@gmail.com
No hay comentarios

Inserte un Comentario

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: PARROQUIA DE LOS SAGRADOS CORAZONES.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información / Personalizar cookies
Privacidad