MIÉRCOLES DE LA I SEMANA DE CUARESMA – CICLO C / SANTA FRANCISCA ROMANA

MIÉRCOLES DE LA I SEMANA DE CUARESMA – CICLO C / SANTA FRANCISCA ROMANA

Santa Francisca Romana

 

Nacida en Roma en 1384, en una familia muy rica y creyente, que terminó siendo perdiéndolo todo por causa de la guerra. Creció en medio de todas las comodidades, pero fue bien instruida en la religión. Desde pequeña, quería ser religiosa, pero contrajo matrimonio, presionada por sus padres. Fue una excelente esposa y madre de familia. Como su vocación era ser religiosa y no podía, con permiso de su marido y juntamente con una cuñada suya que sentía sus mismas inclinaciones, se dedicó, además de cuidar de la casa y la familia de forma admirable, a la oración, a visitar hospitales, a instruir a la gente ignorante y a socorrer a los pobres. Fue humilde, piadosa, paciente y muy sacrificada. En tiempos de pestilencias, ella misma llevaba a los enfermos al hospital, los atendía y los lavaba. Fundó una congregación de religiosas seglares para atender a los más necesitados, las “Oblatas de María”, bajo la regla de san Benito. Ella entró como miembro de esta comunidad cuando quedó viuda, tras 30 años de matrimonio. Murió el 9 de marzo del año 1440 en olor de santidad. Paulo V la elevó a l

 

Lectura del santo evangelio según san Lucas 11, 29-32

En aquel tiempo, la gente se apiñaba alrededor de Jesús, y él se puso a decirles: «Esta generación es una generación perversa. Pide un signo, pero no se le dará más signo que el signo de Jonás. Pues como Jonás fue un signo para los habitantes de Nínive, lo mismo será el Hijo del hombre para esta generación. La reina del Sur se levantará en el juicio contra los hombres de esta generación y hará que los condenen, porque ella vino desde los confines de la tierra para escuchar la sabiduría de Salomón, y aquí hay uno que es más que Salomón. Los hombres de Nínive se alzarán en el juicio contra esta generación y harán que la condenen; porque ellos se convirtieron con la proclamación de Jonás, y aquí hay uno que es más que Jonás».

 

Reflexión del Evangelio de hoy

Dios siempre perdona al arrepentido

La principal lección de la primera lectura es que los hombres tenemos una gran suerte, la gran suerte de tener a Dios que cuando acudimos a él con el corazón arrepentido siempre nos perdona. Dios siempre está un escalón, mejor dicho, muchos escalones por  encima de la raza humana, también en lo tocante al perdón. Entre nosotros, hay hombres que no perdonan a otros hombres. No son capaces de perdonar una ofensa, según ellos, una gran ofensa, recibida por alguno de sus semejantes. En su corazón se anida el no perdón, el rencor, el odio. Tenemos un Dios que no se asemeja a estos hombres no perdonadores. Nuestro Dios siempre nos perdona, siempre ofrece su perdón a un corazón arrepentido. Su postura ante Nínive es bien clara. La ciudad de Nínive se había apartado de Dios, yendo por el camino contrario al que él le indicaba. Dios está dispuesto, en un primer momento, a hacerle pagar su pecado y le envía a Jonás para que les advierta: “Dentro de cuarenta días, Nínive será arrasada”. Pero Nínive se arrepintió de su pecado e hizo obras de penitencia. Su arrepentimiento tocó el corazón de Dios, un corazón rebosante siempre de amor y de perdón. “Cuando Dios vio sus obras y cómo se convertía  de su mala vida, tuvo piedad de su pueblo”. Esa es la misma postura de nuestro Dios con todos y cada uno de nosotros. ¡Gran suerte la nuestra!

El misterio del no arrepentido

Después de leer en la primera lectura cómo la ciudad de Nínive se arrepiente de sus pecados y cómo Dios le otorga su perdón, Jesús habla de su generación perversa que pide un signo especial para creer en él. Jesús le responde que se le dará el mismo signo que a Nínive. Allí fue Jonás, ahora es el mismo Jesús el que ofrece su perdón si reconoce y se arrepiente de su pecado. Pero, siguiendo más adelante, y casi sin querer preguntarnos ¿cuál es la postura de Jesús, el Hijo de Dios, ante los que no se arrepienten de sus pecados, ante los que rechazan a Dios y a los hermanos? Dejando siempre la última decisión a Dios, Jesús, en el evangelio de hoy, tiene estas palabras: “Cuando sea juzgada esa generación, los hombres de Nínive se alzarán y harán que los condenen; porque ellos se convirtieron con la predicación de Jonás, y aquí hay uno que es más que Jonás”.

Fray Manuel Santos Sánchez O.P. Convento de Santo Domingo (Oviedo)

Parroquia Sagrados Corazones
parroquia.sscc.madrid@gmail.com
No hay comentarios

Inserte un Comentario