MAYO SE LLAMA MARÍA

MAYO SE LLAMA MARÍA

MAYO SE LLAMA MARÍA

Sí, el mes de Mayo seguirá siendo el mes de María, aunque la máquina destructora de las tradiciones, nos lo quiera cambiar. Mayo seguirá siendo una buena disculpa para honrar a María y renovar nuestra condición de seguidores de su hijo Jesús. A su estilo.

Porque María es primavera, tiene la frescura y el color del Evangelio. Ella es la primera y genuina cristiana: portadora y discípula de su Hijo. Por eso Mayo,- mes de las flores y de los primeros brotes-, sabe a María…nos acerca a María.

No se entiende una comunidad cristiana sin su presencia. Ella es, como nos dice la teología y la tradición, la madre, la modelo, el refugio, la abogada…toda la letanía desgranada de nuestro rosario.

María, sobre todo es MADRE. En el momento trágico, solemne y redentor de la Crucifixión, Jesús, dirigiéndose a Juan, le dijo: “ Ahí tienes a tu madre. Y desde aquella hora la recibió en su casa”. Juan somos todos, y María está en nuestra casa, que es la comunidad cristiana.

Leí en un teólogo alemán, que escribía un libro sobre la Virgen que estando en ello coincidió con la visita a Sevilla en la Semana Santa. Se acercó a la Macarena para ver el ambiente. Iba con un espíritu crítico acerca de la piedad popular. Ante los piropos que dedicaban a la Virgen, sonriente e irónico, preguntó a una viejecita que estaba a su lado “quién era esa”. La anciana, un poco ofendida, le contestó, “es la MADRE DE DIOS”. El teólogo se quedó sorprendido y en su libro dice  que no se puede decir más en menos palabras y expresar mejor lo que es María. Esta frase sintetiza toda la mariología.                    Carrión de los Condes

En la palabra Madre se resume toda la importancia de María para el pueblo de Dios. Por eso pienso que Mayo tiene que seguir siendo María y que bien merece nuestros cantos y nuestras “flores”.

 

Boñar

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Parroquia Sagrados Corazones
mgripa08@gmail.com
No hay comentarios

Inserte un Comentario