MAYO SE LLAMA MARÍA

MAYO SE LLAMA MARÍA

 

DÍA 27       VIRGEN CLEMENTE

La clemencia según Santo Tomás de Aquino es aquella virtud que templa el rigor de la justicia con la misericordia; que concede y obtiene el perdón o la disminución del castigo merecido. Comparte con la mansedumbre el cometido de poner un justo y racional freno a los ímpetus de la ira y si la mansedumbre frena el afecto interno, que es la raíz o el principio, la clemencia modera el afecto exterior.

Esta hermosa y amable virtud, prosigue Santo Tomás, nace del amor. Quien ama a una persona no quiere que ésta sea castigada..

De esto se sigue que cuando el perdón total o la disminución de la pena son compatibles con el verdadero bien, entonces la amorosa clemencia perdona o impetra el perdón.

La clemencia, resplandece en María Santísima más que en cualquier otra persona. Ella se ocupa y se preocupa de impetrar el perdón para los pecadores. Por eso la Iglesia la honra con el título de Virgen Clemente.

De esta virtud de María vamos a tratar en la invocación «Refugio de los pecadores», aquí hablaremos solamente de su fundamento, esto es, de su tierno amor a la humanidad.

Nuestra Madre Santísima nos ama porque ama a Dios. El amor de Dios y el amor del prójimo son dos amores inseparables y nadie nos ama como Ella.

No se puede medir el amor Infinito del Corazón de Jesús, aquel Corazón inflamado con las llamas del Amor Divino y que fue atravesado por la lanza. Ningún otro corazón está tan cerca del amor de Jesús, como el de su Madre. Ninguno alcanza tan encendida caridad. Ella nos ama en Cristo, ama en nosotros la Sangre del Hijo derramada en el Calvario y aplicada en los Sacramentos. Ella más que nadie conoce en Dios el altísimo valor de un alma.

No hay otro amor más hermoso y más fuerte que el de María porque brota de la purísima fuente del amor de Dios

Toulouse (Francia)

ORACIÓN

María tú que amaste tanto, que entregaste todo tu corazón a Dios, llenándolo de todos los sentimientos positivos; tú que te preocupabas de tu Hijo Jesús en su visita al Templo; que tuviste conmiseración por los esposos en la bodas de Caná y que perdonaste a los que crucificaban a tu Hijo, como él los perdonó. En un mundo tan conflictivo haznos clementes y misericordiosos. Amén

Virgen de la Paz, ruega por nosotros

Sevilla

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Parroquia Sagrados Corazones
mgripa08@gmail.com
No hay comentarios

Inserte un Comentario