LUNES DE LA XXI SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO / CICLO B – SANTA ROSA DE LIMA

LUNES DE LA XXI SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO / CICLO B – SANTA ROSA DE LIMA

SANTA ROSA DE LIMA

Laica dominica, mística, primera santa de América. Desde niña se consagra al Señor con voto de virginidad. Amante de la soledad dedica gran parte del tiempo a la contemplación.

Santa Rosa de Lima fue celebrada como la primera flor de santidad de América, insigne por la fragancia de su penitencia y oración. Dotada de brillantes cualidades y dotes de ingenio, ya desde niña se consagra al Señor con voto de virginidad. Siente profunda veneración por Santa Catalina de Siena , con quien se advierte una sorprendente afinidad, por ello decide, en 1606, inscribirse en la Orden Seglar Dominicana para darse más plenamente a la perfección evangélica. Amante de la soledad dedica gran parte del tiempo a la contemplación deseando también introducir a otros en los arcanos de la «oración secreta», divulgando para ello libros espirituales. Anima a los sacerdotes para que atraigan a todos al amor a la oración . Recluida frecuentemente en la pequeña ermita que se hizo en el huerto de sus padres, abrirá su alma a la obra misionera de la Iglesia con celo ardiente por la salvación de los pecadores y de los «indios». Por ellos desea dar su vida y se entrega a duras penitencias, para ganarlos a Cristo. Durante quince años soportará gran aridez espiritual como crisol purificador. También destaca por sus obras de misericordia con los necesitados y oprimidos.

Santa Rosa de Lima arde en amor a Jesús en la Eucaristía y en honda piedad para con su Madre, cuyo rosario propaga con infatigable celo, estimando que todo cristiano «debe predicarlo con la palabra y tenerlo grabado en el corazón».

PALABRAS DEL SANTO PADRE

El hipócrita es siempre un adulador, ya sea en tono mayor o menor. […] Las técnicas de adulación también incluyen no decir la verdad, exagerar, hacer crecer la vanidad. […] El lenguaje de la hipocresía es el lenguaje del engaño. […] Cuando hay hipócritas en una comunidad hay un gran peligro, hay un peligro muy serio pues […] el hipócrita es capaz de matar a una comunidad […] Pidamos al Señor que nos impida caer en este vicio de la hipocresía, de maquillar nuestras actitudes con mala intención. Que el Señor nos conceda esta gracia: ‘Señor, que nunca sea hipócrita, que sepa decir la verdad y si no puedo decirla, callar, pero nunca, nunca, hipócrita’. (Santa Marta 6 de junio de 2017)

Lectura del santo evangelio según san Mateo 23, 13-22

En aquel tiempo, Jesús dijo: «¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, que cerráis a los hombres el reino de los cielos! Ni entráis vosotros, ni dejáis entrar a los que quieren. ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, que viajáis por tierra y mar para ganar un prosélito, y cuando lo conseguís, lo hacéis digno de la “gehenna” el doble que vosotros! ¡Ay de vosotros, guías ciegos, que decís: “Jurar por el templo no obliga, jurar por el oro del templo sí obliga”! ¡Necios y ciegos! ¿Qué es más, el oro o el templo que consagra el oro? O también: “Jurar por el altar no obliga, jurar por la ofrenda que está en el altar sí obliga” ¡Ciegos! ¿Qué es más, la ofrenda o el altar que consagra la ofrenda? Quien jura por el altar, jura por él y por quien habita en él; y quien jura por el cielo, jura por el trono de dios y también por el que está sentado en él».

Reflexión del Evangelio de hoy

¡Ay de vosotros! – ¿nosotros?

Jesús, a través de este texto de Mateo, dirige un serio reproche, unas palabras muy duras contra las actitudes que encarnan los escribas y fariseos, guías espirituales del pueblo. Jesús habla con “indignación profética. Es el último mensaje público que Jesús pronuncia en el templo de Jerusalén, la última semana antes de los relatos de la pasión.  Jesús, que durante su vida repite una y otra vez, con gestos y con palabras, que no ha venido a condenar sino a salvar, no duda en advertir con dureza la enorme distancia entre el Reino de Dios que inaugura Jesús, las claves de ese Reino, justicia, verdad, misericordia, perdón, … y la doctrina propugnada por las autoridades religiosas de su tiempo. Una doctrina basada en el cumplimiento exacto de toda una legislación que llevaban ostentosamente visible. No se trata de una amenaza, sino más bien de la exclamación acongojada de quien, al ver transitar por un camino equivocado, dirige la última llamada vehemente a la conversión. No es nueva en los evangelios, esta llamada de Jesús en las que muestra su disconformidad ante las actitudes y la forma de concebir la religión que tiene los escribas y los fariseos.

¿De qué les acusa Jesús en este texto? ¿Cuál es su reproche?

“Cerráis a los hombres el reino de los cielos” Han mostrado a sus seguidores un camino equivocado, han puesto la seguridad de la salvación en el cumplimiento escrupuloso de la ley y han creado obstáculos a la acción de Dios en la historia negándose a reconocer a Jesús como la clave de dicha historia. Es muy importante que, a través de esta advertencia de Jesús, y con una actitud de conversión, nos sintamos también hoy interpelados ¿qué imagen de Dios vivimos y transmitimos, en qué camino de salvación estoy? ¿El cumplimiento escrupuloso de la ley, el precepto del Amor?” El cumplimiento de la ley y el precepto del Amor (1Co 13) no son caminos excluyentes, pero sí merece una atención por nuestra parte el discernir dónde está nuestra preocupación principal en este camino de fe.

“Ay de vosotros hipócritas”

Hace referencia, en su origen, a la máscara que llevaban los actores para la representación teatral, o a los mismos actores. Hoy expresa muy bien la actitud con la que no es difícil encontrarnos en todos los campos de la vida humana. Persona que finge sentimientos opuestos a los que realmente experimenta, con el objetivo de engañar a alguien o aparentar lo que no se es. Y les reprocha su “afán evangelizador, su diligencia para ganar a un prosélito para introducirlo por un camino que no conduce a la Vida, y sí a elevar el número de los adeptos a su doctrina. Atención evangelizadores, que somos todos los cristianos. Qué importante es ir purificando esta imagen de Dios que cada uno, una, tenemos, para ofrecer a los demás el Dios que Jesús nos mostró a lo largo de su vida. Señor, te hemos encontrado muchas veces acogiendo, perdonando, curando, invitándonos a tu seguimiento, un seguimiento en el que puede haber sufrimiento, pero siempre destacando la misericordia y el perdón. Hoy nos sorprende el énfasis que pones para indicarnos que hay un camino con semáforo rojo, por el que transitan los escribas y fariseos de todos los tiempos. Líbranos de caer en actitudes farisaicas que empobrecen la relación con los demás y con Dios.  Danos, Señor, luz para descubrir aquellos momentos o situaciones en los que he tenido más de fariseo, farisea que de discípulo de Jesús.

Hna. Mariví Sánchez Urrutia. Congregación de Dominicas de La Anunciata

Parroquia Sagrados Corazones
parroquia.sscc.madrid@gmail.com
No hay comentarios

Inserte un Comentario