LA APERTURA DE LAS IGLESIAS, ¿PARA CUANDO?

LA APERTURA DE LAS IGLESIAS, ¿PARA CUANDO?

¿    PARA CUANDO LA APERTURA DE LAS IGLESIAS    ?

Omella informa que ya ha pedido al Gobierno la reapertura de los templos para el culto público

El cardenal Juan José Omella reveló este domingo que “como arzobispo de Barcelona y como presidente de la Conferencia Episcopal Española” ha pedido al Gobierno de Pedro Sánchez que puedan reabrir ya las iglesias para el culto público.

“Estamos deseando volver a abrir pronto los templos, y he hecho ya está petición al Gobierno. Estamos trabajando en ello”, explicó el purpurado durante la homilía dominical y que recoge Radio Estel.

Omella recordó que “mucha gente pregunta cuándo podrá volver a celebrar la Eucaristía presencialmente” pero quiso hacer un llamamiento a todos los creyentes para que “oren por  nuestras autoridades, colaboren con ellas y tengan paciencia”. “Estamos ante un virus con una gran potencia de contagio, y a veces no parece que seamos conscientes”, señaló.

«Muchos sufren ahora por la pandemia»

El presidente de la Conferencia Episcopal afirmó que “muchos sufren ahora por la pandemia que vivimos, cansados de tanto tiempo en casa, con miedo y angustia por lo que nos espera después; personas desorientadas porque no pueden asistir físicamente a las eucaristías ni participar en general en los sacramentos”.

Pero además dijo que “algunos más desesperados intentan señalar a los gobernantes o a los obispos como culpables de la situación” e incluso hay personas que “se preguntan dónde está Dios” Qué propone la Iglesia cuando no se puede acceder a los sacramentos

De este modo, en relación al deseo de recibir los sacramentos que cada vez más católicos muestran, el cardenal indicó que “el Catecismo de la Iglesia nos recuerda que hay tres maneras de entrar en la Iglesia: bautismo de agua (lo que ahora no se puede celebrar), de sangre (el de los mártires) y de deseo (una alternativa para el momento actual)”.

Y aunque “muchos dicen que no es lo mismo, y es cierto”, Omella también citó a Santo Tomás de Aquino y su definición sobre que “la gracia que ya nos llega” sólo con el deseo espiritual de recibir un sacramento como es la Eucaristía.

Finalmente, el presidente del Episcopado aseguró que «para Dios no existen las barreras de la distancia o de las puertas, porque él puede entrar en el corazón de todos”, por lo que invitó

a «acoger al Señor, mientras tanto, a la espera de que se puedan abrir nuevamente los templos».

La cuestión legal de los templos abiertos y la realidad que se vive

En su comparecencia el pasado sábado, el presidente Pedro Sánchez habló de la “desescalada” frente a la pandemia y al hablar de la “transición hacia una nueva normalidad” citó expresamente las “actividades religiosas” que será coordinada, por etapas y asimétrica según los territorios.

“¿Qué significa gradual? Que no vamos a recuperar de golpe toda la actividad y toda la movilidad social, sino que lo vamos a hacer por etapas. Tanto en lo que se refiere a la reapertura de los comercios como a la restauración; tanto en las actividades de ocio, de turismo, de cultura; tanto en las actividades religiosas como en los deportes”, indicó el presidente del Gobierno.

Sin embargo, ni el decreto del Estado de Alarma del 14 de marzo ni las posteriores modificaciones impiden abrir a las iglesias ni celebrar el culto siempre y cuando cumpla con las medidas de seguridad y sanitarias pertinentes, dejando distancia de seguridad suficiente disminuyendo para ello el aforo máximo.

En el BOE aparecía publicado así en el artículo 11 del decreto: “La asistencia a los lugares de culto y a las ceremonias civiles y religiosas, incluidas las fúnebres, se condicionan a la adopción de medidas organizativas consistentes en evitar aglomeraciones de personas, en función de las dimensiones y características de los lugares, de tal manera que se garantice a los asistentes la posibilidad de respetar la distancia entre ellos de, al menos, un metro”.

En las modificaciones posteriores las normas gubernamentales tan sólo han cambiado con respecto a los funerales, a los que se ha limitado a la presencia de tres personas.

Sin embargo, aunque muchas diócesis españoles directamente optaron por cerrar templos y suspender las misas públicas un pequeño número ha seguido celebrando según las condiciones del decreto de alarma. Pero la Policía en varias ocasiones ha acudido al templo a interrumpir la celebración e impedir un culto que sí está permitido por ley.

Dura reacción de los obispos italianos contra Conte al excluir a las iglesias en el desconfinamiento

«Los obispos italianos no pueden aceptar ver comprometido el ejercicio de la libertad de culto. Debería estar claro para todos que el compromiso de servir a los pobres, tan importante en esta emergencia, proviene de una fe que debe poder alimentarse de sus fuentes, en particular de la vida sacramental», denunció la Conferencia Episcopal Italiana tras la rueda de prensa de Conte.

 

 

 

 

 

 

 

 

Parroquia Sagrados Corazones
mgripa08@gmail.com
No hay comentarios

Inserte un Comentario