JUEVES SANTO

JUEVES SANTO

Y LA CARIDAD FRATERNA

 

Esta  tarde nos dejó también el encargo de la fraternidad, la entrega por los demás, la caridad. Es una dimensión tanto de la Pascua (Cristo entregado hasta la muerte) como de la Eucaristía (mi Cuerpo por vosotros). La fraternidad, la actitud de servicio, no es algo añadido a la Eucaristía, a modo de consecuencia moral: es algo que está dentro. Es «memorial del que se ha entregado por todos». Por eso, en la preparación a la comunión, se acumulan cada vez los gestos que nos hacen recordar esta dimensión de la Eucaristía: el Padrenuestro («perdónanos como nosotros perdonamos»), el gesto de la paz y la fracción del pan.

 

Hoy, además, nos lo recuerda el lavatorio de los pies. Por parte de Jesús fue un gesto de suprema elegancia espiritual: él, el maestro y guía del grupo, se ciñe la toalla y se humilla, lavando los pies a sus discípulos. Y como en el gesto eucarístico concluye diciendo: «haced esto en memoria mía», también el gesto del lavatorio lo comenta del mismo modo: «Haced vosotros otro tanto: lavaos los pies los unos a los otros».

 

La medida la tenemos muy cerca y es muy exigente: amaos como yo os he amado. A lo largo de la vida tenemos mil ocasiones para mostrar nuestra servicialidad para con los demás y de dar testimonio de que, como seguidores de Jesús, no sólo celebramos su Eucaristía, sino que también queremos imitar su actitud vivencial de entrega generosa por los demás.

 

Recordando y celebrando esta doble actitud de Jesús, es la mejor manera de dar comienzo a la Pascua esta tarde del Jueves.

 

Parroquia Sagrados Corazones
parroquia.sscc.madrid@gmail.com
No hay comentarios

Inserte un Comentario