JUEVES DE LA XI SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO – CICLO B

JUEVES DE LA XI SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO – CICLO B

PALABRAS DEL SANTO PADRE

Cuántas veces hay gente que dice «Padre Nuestro», pero no sabe qué dice. Porque sí, es el Padre, ¿pero tú sientes que cuando dices «Padre» Él es el Padre, tu Padre, el Padre de la humanidad, el Padre de Jesucristo? ¿Tú tienes una relación con ese Padre? Cuando rezamos el «Padre Nuestro», nos conectamos con el Padre que nos ama, pero es el Espíritu quien nos da ese vínculo, ese sentimiento de ser hijos de Dios. AUDIENCIA GENERAL 14 de marzo de 2018

Lectura del santo evangelio según san Mateo 6,7-15

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Cuando recéis, no uséis muchas palabras, como los gentiles, que se imaginan que por hablar mucho les harán caso. No seáis como ellos, pues vuestro Padre sabe lo que os hace falta antes de que lo pidáis. Vosotros orad así: “Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre, venga a nosotros tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo, danos hoy nuestro pan de cada día, perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos han ofenden, no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal”. Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, también os perdonará vuestro Padre celestial, pero si no perdonáis a los hombres, tampoco vuestro Padre perdonará vuestras ofensas».

Reflexión del Evangelio de hoy

¿No os quiero? Bien lo sabe Dios

San Pablo se encuentra con que en la iglesia de Corinto, donde él ha predicado a Cristo, algunos han aceptado lo que otros les han predicado sobre el mismo Cristo Jesús y su evangelio. La única explicación que San Pablo encuentra para que los de Corinto hagan más caso a estos predicadores que a él, a los que llama de manera irónica “superpredicadores”, es que al igual que Eva, han sido seducidos y engañados por la serpiente con su astucia. La gran pena de san Pablo no está en que no le acepten a él, a su persona. Lo que le duele de verdad es que es que no acepten al Cristo predicado por él, porque bien sabe que es el verdadero y único Cristo. Para que vuelvan a aceptar su predicación, les recuerda el modo como fue su acercamiento a ellos. Les recuerda que su saber, que su conocimiento de Cristo, es profundo y está bien fundamentado, y cómo en su ministerio se abajó para elevarles a ellos. No les pasó factura económica por su predicación. Lo hizo de balde, aceptando que otras comunidades le sustentasen. “Mientras estuve con vosotros, aunque pasara necesidad, no me aproveché de nadie, los hermanos que llegaron de Macedonia pagaron mis cuentas”. Su única intención fue predicarles al Cristo verdadero, al Cristo crucificado, al Cristo muerto y resucitado… el que nos señala el camino para encontrar vida y vida en abundancia.

Danos hoy el pan nuestro

La primera recomendación de Jesús a sus discípulos a la hora de rezar es que no empleen muchas palabras al dirigirse a Dios, porque Dios antes de que abramos la boca sabe lo que nos hace falta. El punto de partida y que matiza todo lo demás es que tenemos que empezar llamándole Padre, porque en realidad lo es, ya que  “a cuantos le recibieron les dio el poder de ser hijos de Dios”. Muy distinta es nuestra vida si de verdad creemos que Dios no es un ser lejano, que no se preocupa de nosotros, sino que es nuestro Padre y Padre de los buenos, que nunca nos deja de su mano… y también muy distinta será nuestra oración. Todas las peticiones, que nos indica Jesús que tenemos que dirigir a Dios son necesarias, pero, intentando resumirlas en dos, pidamos a nuestro Padre Dios que nos creamos de verdad que somos sus hijos con todo lo que esto lleva consigo, y que nos dé cada día el pan que necesitamos para portarnos como tales con él y con nuestros hermanos.

Fray Manuel Santos Sánchez O.P. Convento de Santo Domingo (Oviedo)

 

Parroquia Sagrados Corazones
parroquia.sscc.madrid@gmail.com
No hay comentarios

Inserte un Comentario

Ver más

  • Responsable: PARROQUIA DE LOS SAGRADOS CORAZONES.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información / Personalizar cookies
Privacidad