JUEVES DE LA II SEMANA DE PASCUA / CICLO B

JUEVES DE LA II SEMANA DE PASCUA / CICLO B

PALABRAS DEL SANTO PADRE

Un cristiano sin memoria no es un verdadero cristiano: es un hombre o una mujer prisionero de la situación, del momento, y no tiene historia. Ha vivido algunos eventos, pero no sabe cómo hacer tesoro de su historia. Es precisamente el Espíritu quien le enseña a valorar la historia. La memoria que surge del corazón es una gracia del Espíritu Santo. […]  Memoria de nuestras miserias, de nuestros pecados y de nuestras esclavitudes, pero también memoria del momento en que tuvimos la gracia de encontrarnos con Jesús; memoria de todo lo que Jesús nos dijo. Y cuando nos asalte la vanidad y pensemos que merecemos ‘el premio Nobel de la santidad’, también nos hará  mucho bien recordar su misericordia: ‘Recuerda de dónde te saqué: de detrás del rebaño’. Estabas muy muy lejos: detrás del rebaño’. (Homilía de Santa Marta – 13 de mayo de 2013)

Lectura del santo evangelio según san Juan 3, 31-36

El que viene de lo alto está por encima de todos. El que es de la tierra es de la tierra y habla de la tierra. El que viene del cielo está por encima de todos. De lo que ha visto y ha oído da testimonio, y nadie acepta su testimonio. El que acepta su testimonio certifica que Dios es veraz. El que Dios envió habla las palabras de Dios, porque no da el Espíritu con medida. El Padre ama al Hijo y todo lo ha puesto en su mano. El que cree en el Hijo posee la vida eterna; el que no crea al Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios pesa sobre él.

Reflexión del Evangelio de hoy

Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres

Los apóstoles son otros después de la resurrección de Jesús. Sus miedos y sus cobardías han desaparecido. Ya no saben más que hacer caso a Jesús que les mandó predicar su evangelio. Las autoridades les han prohibido hablar de Jesús, les han metido en la cárcel, pero, una vez liberados, siguen proclamando la buena noticia de Jesús, porque prefieren obedecer a Dios antes que a los hombres.

No pueden callarse el mensaje de Jesús, el mejor mensaje que pueden ofrecer a los hombres. El mensaje que nos asegura que nuestra vida tiene sentido, acaba bien. Vamos a correr la misma suerte que Jesús. Nos espera la resurrección a una vida de total felicidad. Este es nuestro destino. El destino que nos ha preparado Dios, nuestro Padre. Además, mientras llegamos a él, Jesús nos ha prometido no dejarnos solos, ser nuestro inseparable compañero de camino. “No os dejaré huérfanos”. “Yo estaré siempre con vosotros hasta la consumación de los siglos”.

El que Dios envió habla las Palabras de Dios

Lo que Jesús trató de proclamar a todos los que escucharon su predicación, es lo que quiere dar a conocer a Nicodemo, en un diálogo personal y más cercano. Busca convencerle de que es el enviado de Dios, de que es el Hijo de Dios. Y que por lo tanto sus palabras no son las de un hombre más o menos sabio, sino que sube muchos peldaños y son palabras del mismo Dios. “El que Dios envió habla Palabras de Dios”. El evangelista Juan llama a Jesús la Palabra de Dios. Si esto es así, hay que escucharle porque Jesús nos indica, mejor que nadie, mejor que ningún hombre, el camino a seguir en esta tierra, las actitudes que hemos de adoptar ante Dios, ante los demás, ante uno mismo, ante todo lo que nos salga en nuestra vida. El que escucha a Jesús y sigue sus palabras recibe el regalo de la vida eterna. “El que cree en el Hijo posee la vida eterna”.

Fray Manuel Santos Sánchez O.P.
Convento de Santo Domingo (Oviedo)
Parroquia Sagrados Corazones
parroquia.sscc.madrid@gmail.com
No hay comentarios

Inserte un Comentario