Jesucristo, Rey del Universo:

Jesucristo, Rey del Universo:

 

 

 

 

 

La celebración  de JESUCRISTO, REY DEL UNIVERSO es el broche final del año litúrgico. El próximo domingo iniciamos el Adviento.

   Esta fiesta es de reciente creación. Fue instaurada por Pío XI en 1925 en un contexto histórico y social en el que la Iglesia añoraba su influencia y poder de los tiempos de cristiandad …

 

 ‘Conque, ¿tú eres rey?’

La  celebración  de JESUCRISTO, REY DEL UNIVERSO es el broche final del año litúrgico. El próximo domingo iniciamos el Adviento.

   Esta fiesta es de reciente creación. Fue instaurada por Pío XI en 1925 en un contexto histórico y social en el que la Iglesia añoraba su influencia y poder de los tiempos de cristiandad.

   Hoy día sigue sin resultarnos  fácil comprender y aceptar la realeza de Jesús, ya que  la palabra ‘rey’ se ve cargada por la historia de un sabor político y de poder.

   Sin embargo, en el evangelio de hoy Jesús se declara rey ante el gobernador romano Pilato. Ante él ha sido llevado  con la acusación de haberse proclamado ‘rey de los judíos’, lo que incluía la pretensión de liberar al pueblo judío del dominio de los romanos.

   A la pregunta de Pilato: Conque, ¿tú eres rey?, Jesús no lo niega, sino que responde: Tú lo dices: soy rey; pero, le aclara que él es rey  no en el sentido que sus acusadores y el mismo Pilato piensan. Al decir que  su reino no es de este mundo, Jesús rechaza la acusación de que él sea un peligroso caudillo político con pretensiones de fundamentar  su reinado en la rebelión armada o en el poder. Los caminos de Jesús son muy diferentes.

   El reino que Jesús  anuncia e intenta  hacer realidad,  hemos de comprenderlo a la luz del Viernes Santo, a la luz del camino de la cruz; un camino  que es entrega, servicio y amor hasta el extremo: El Hijo del hombre no ha venido a que le sirvan, sino a servir  y amaos unos a otros como yo os he amado. En consecuencia Jesús nos pide a  sus discípulos que amemos como él y que, si queremos ser los primeros, seamos los últimos y los servidores de todos.

   El diálogo de Jesús y Pilato podemos actualizarlo  cambiando la palabra reino por la de sociedad. La sociedad que yo quiero, nos dice hoy Jesús, no es como la que vosotros pretendéis. Su ideal  no es ni la riqueza ni el consumo, ni la búsqueda del placer ni el confort; tampoco ambiciona el poder ni el dominio, ni se va a conseguir  por medio de la prepotencia. Jesús busca la civilización  del amor y del servicio y quiere que colaboremos con  amor y  servicio.

   Estamos viviendo días convulsos de violencia, de terrorismo y de guerra, que vienen a ensombrecer aún más el panorama de injusticia y de desigualdad que hay en nuestro mundo; por eso, con más fervor e insistencia  que nunca hemos de pedir, como nos enseñó Jesús,  que venga a nosotros el reino del Padre, que es Padre de todos y quiere que vivamos en un mundo justo, fraterno y en paz.

   Nuestra oración hemos de conjugarla con el compromiso de vivir y propagar  los valores del reino cuyo resumen se hace hoy   en el prefacio de la Eucaristía: reino eterno y universal, de la verdad y de la vida, de la santidad y la gracia, de la justicia, el amor y la paz.

                                  

 

osvaldo Aparicio, ss.cc.
No hay comentarios

Inserte un Comentario