INSTITUTO DAMIAN PARA EL DESARROLLO SOCIAL

INSTITUTO DAMIAN PARA EL DESARROLLO SOCIAL

 

Desde el año 1975 en el que el P. William Petrie, sscc llegó a la India y comenzó a trabajar con los leprosos el Damian Institute ha dado muchos pasos y ha hecho mucho bien. A petición de la Madre Teresa abrió en Janla el Centro de Rehabilitación para leprosos, que acabaría siendo el Damian Institute en el estado de Orissa.   Con motivo de lo que padecemos nosotros no está mal que conozcamos otras situaciones. Nos llega este artículo escrito por el P. Felipe Lazcano, que ha trabajado allá y ahora está en Madrid.

EL DAMIAM INSTITUTE EN TIEMPOS DE PANDEMIA

El 15 de abril celebramos el aniversario de la muerte del P. Damián. En este tiempo de pandemia, su figura cobra una fuerza singular. Un “contagiado” por servir que se entregó hasta el final. El DSDI, movido por ese espíritu, ha comenzado a dar alguna respuesta a las consecuencias sociales que el coronavirus está causando entre la gente a las que habitualmente sirve.

Las noticias nos dicen que en la India, por ahora, no hay muchos contagios ni muertes. Estas son las poco fiables cifras oficiales, a día de hoy, 16 de abril: 12,320 casos y 405 muertes. Las inmensas ciudades de Delhi y Bombay, junto al estado de Kerala, encabezan la lista de zonas más afectadas. El gobierno ha decido mantener el confinamiento (“lockdown”) hasta el 3 de mayo. Muchos analistas predicen enormes problemas sociales por la pandemia, cuya propagación en la India puede ser mucho mayor de la que hasta ahora de da a conocer, y por las consecuencias del bloqueo. El miedo de muchas personas es no ya ser afectados o morir por el COVID-19, sino cómo sobrevivir día a día en esta situación.

El DSDI ha comenzado diversas actividades entre las familias de los trabajadores inmigrantes, venidos de aldeas del interior, que viven en “slums” (barrios de chabolas) alrededor de Bhubaneswar, la capital del estado de Odisha. Igualmente en las colonias de enfermos de lepra con las que habitualmente está en contacto.

Se han distribuido alimentos cocinados. Se han organizado programas de concientización sobre salud, higiene y desinfección, puerta a puerta, y se han distribuido alrededor de 1.500 mascarillas de algodón. Se ha ayudado a unas 340 familias en estos barrios marginales y colonias.

La próxima fase de actividad que el DSDI llevará a cabo en unos días será la distribución de arroz y dal (un tipo de lenteja, habitual en la comida diaria) a las familias contactadas en los barrios marginales y colonias urbanas mencionadas. Ya ha asegurado un stock de 1.125 kilos de arroz y 240 kilos de sal. En medio de un bloqueo total en todo el país, la administración está procesando los pases de permiso para que la policía permita que pueda llevarse a cabo este programa de distribución de alimentos.

Por otra parte, la Región SSCC de la India está colaborando con la institución “Sevakendra”, principal organismo de acción social de la archidiócesis de Calcuta, con una ayuda económica y con personal puesto a su disposición.

Esta crisis nos afecta a todos, sin duda. Pero también es verdad que no todos tienen los mismos recursos para defenderse. Los más débiles van a sufrir más las consecuencias. Lo que desde el DSDI se está haciendo es sencillamente una ayuda que llega a algunos de esos más pobres de entre los pobres. La complejidad de la situación pide respuestas a todos los niveles.

Muchos ánimos para llevar estos días con confianza y que nos dejemos “contagiar”. Sí, como dijo el Papa Francisco en el mensaje de Pascua: “Es otro “contagio”, que se transmite de corazón a corazón, porque todo corazón humano espera esta Buena Noticia. Es el contagio de la esperanza: «¡Resucitó de veras mi amor y mi esperanza!». No se trata de una fórmula mágica que hace desaparecer los problemas. No, no es eso la resurrección de Cristo, sino la victoria del amor sobre la raíz del mal, una victoria que no “pasa por encima” del sufrimiento y la muerte, sino que los traspasa, abriendo un camino en el abismo, transformando el mal en bien, signo distintivo del poder de Dios.”

Madrid, 16 de abril 2020

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Parroquia Sagrados Corazones
mgripa08@gmail.com
No hay comentarios

Inserte un Comentario