¡Gracias por vuestra ayuda!

¡Gracias por vuestra ayuda!

Queridos amigos de la Parroquia de los Sagrados Corazones:

 

Gracias por vuestra ayuda.

 

Os preguntaréis quien soy y el porqué de este agradecimiento, es sencillo, soy voluntario de la Asociación S. Francisco de Asís …

Queridos amigos de la Parroquia de los Sagrados Corazones:

 

Gracias por vuestra ayuda.

 

Os preguntaréis quien soy y el porqué de este agradecimiento, es sencillo, soy voluntario de la Asociación S. Francisco de Asís, y aunque muchos no lo sabréis, vuestra comunidad nos apoya económicamente de forma regular.

 

Para nosotros ese apoyo es imprescindible así que creo que es de justicia que nos conozcáis un poco más, que sepáis cual es nuestro proyecto social, que supone en el día a día de muchas personas y en qué cubre algunas de sus materiales y espirituales.

 

La Asociación S. Fco. de Asís comenzó a trabajar haces más de 18 años con la apertura de una casa hogar para toxicómanos, a fecha de hoy, y respondiendo a las necesidades generadas por el nuevo fenómeno de la inmigración, la casa acoge a jóvenes inmigrantes sin recursos.

 

Hoy viven en la casa ocho personas, ocho jóvenes sin recursos a los que se proporciona, alimento, formación y vivienda y a los que sobre todo se les proporciona un soporte social y una red casi familiar.

 

Para mi, la característica principal de nuestra casa hogar es la acogida, se acoge al extranjero, al ex-recluso, al necesitado, pero también se acoge al voluntario o la persona que se acerca a nosotros por infinitas causas. La acogida, la puerta siempre abierta al otro, es lo que a mi juicio da razón de ser a este proyecto.

 

En la casa conviven católicos y musulmanes, y a la casa acudimos muchas personas diferentes en ideas y espiritualidades. Como cristiano creo que esta es la verdadera comunión, el compartir una parte de nuestras vidas con todos, como Jesús se sentó a la mesa con todos y compartió su vida con todos sin distinción.

 

Es imposible hablaros de nuestra asociación sin hablar de Jorge de Dompablo, el cura que inició el proyecto y que a fecha de hoy sigue al pie del cañón conviviendo con ocho personas que cada día le dan alegrías, disgustos, satisfacciones, dolores de cabeza y momentos de felicidad.

 

En otra ocasión os hablaré un poco más de Jorge y de todos nosotros, de nuestras actividades, proyectos e ilusiones, y también de nuestras necesidades, incluso de nuestros defectos, pero hoy sencillamente quiero transmitiros las palabras que daban inicio a esta carta.

 

 

 

Gracias por vuestra ayuda.

 

 

 

Ignacio Valseca

 

Voluntario de la Asociación S. Francisco de Asís

Ignacio Valseca
No hay comentarios

Inserte un Comentario