FIESTA DE LA CONGREGACIÓN SS.CC.

FIESTA DE LA CONGREGACIÓN SS.CC.

EL SAGRADO CORAZÓN EN LA CONGREGACIÓN SS.CC

Los días 19 y 20 de este mes se celebran las fiestas del Sagrado Corazón de Jesús y del Corazón Inmaculado de María. Son los titulares de nuestra Congregación y de nuestra parroquia. No queremos que su fiesta pase desapercibida; por eso queremos recordar en este viernes  a los Sagrados Corazones de Jesús y de María para dar gracias al Padre por el inmenso Amor que en ellos nos  manifiesta.

El  Corazón del Hijo y el de la Madre están tan  íntimamente  unidos que  para nosotros son inseparables. Nuestro Fundador Pedro Coudrin (1768-1837) nos dice que la consagración a los Sagrados Corazones de Jesús y de María es el fundamento de nuestro Instituto;   de ahí que estén en el centro de nuestra vida cristiana y de nuestra vocación, que es contemplar, vivir y anunciar el Amor de Dios.

   Dios es Amor y el Amor, como el Bien, tiende a comunicarse y a  difundirse. Si Dios crea el mundo, es por Amor y  todas las creaturas son un destello divino de ese Amor; por ello, con san  Francisco de Asís, al contemplar la creación, no podemos menos de exclamar: ¡Loado seas por toda criatura, mi Señor!

Por Amor, crea Dios al hombre y a la mujer a imagen suya y les ofrece su amistad: Dios se paseaba por el jardín a la hora de la brisa (Gén 3, 8).

Y cuando esa amistad se rompe, por Amor Dios sigue acercándose a nosotros y su Amor creador se transforma en Amor redentor y salvador. Dios Padre continúa amándonos como solo Él sabe hacerlo: Tanto amó Dios al mundo que envió su Hijo. El Amor del Padre se encarna y resplandece de manera insuperable en Jesús, que nos ama hasta el extremo de la cruz donde su Costado es traspasado para mostrarnos que su Corazón es un horno ardiente de Amor.

 

La Regla de Vida (nº 77) de nuestra Congregación de los Sagrados Corazones nos invita a contemplar al que traspasaron<<Cuando se acercaron a Jesús …, uno de los soldados le atravesó el costado con una lanza>> (Jn 19, 33-34). Esta escena única es un signo dado a nuestra fe para que creamos. <<Y nosotros hemos conocido y creído en el amor que Dios nos tiene. Dios es Amor>> (1 Jn 4, 16). En ninguna parte podemos reconocerlo con más claridad que en el Corazón abierto de Jesús de Nazaret, Hijo Único de Dios.

San Pablo nos dice que Dios nos demostró su amor en que, siendo nosotros todavía pecadores, Cristo murió por nosotros (Rm 5, 8). San Juan, en su evangelio, nos propone la parábola de la oveja perdida que, junto con la de la moneda perdida y la del hijo pródigo, forman esa trilogía que es un canto al Amor misericordioso que Dios tiene por nosotros, en especial por  los pobres y pequeños, los marginados y excluidos, los descarriados y pecadores. El Corazón de Jesús es el buen pastor que sale en nuestra búsqueda y que, al encontrarnos, lleno de alegría, nos carga sobre sus hombros, nos cura y venda nuestras heridas, como dice el profeta Ezequiel. Y San Mateo nos lo muestra como el descanso para todos los que están agobiados.

 

Al Corazón de Cristo y a su obra salvadora está asociada y unida de una manera singular el Corazón de María, su Madre, desde que pronunció su  en la Anunciación hasta que estuvo  junto a su Hijo en el Calvario. Los Corazones del Hijo y de la Madre latieron siempre al unísono no solo por el afecto materno filial, sino por su entrega incondicional al plan salvador de Dios.

Dice nuestro Fundador:” Una vez que se ha encontrado a María, y por María a Jesús y por Jesús a Dios Padre, se ha encontrado todo: quien dice todo no exceptúa nada.”

 

Los Sagrados Corazones son, pues, el signo más claro del Amor de Dios gratuito, sin medida, universal. Son la expresión de que nadie queda excluido del Amor. De ahí deriva nuestra misión: contemplar, vivir y anuncia el Amor y, por eso, el fin de nuestro apostolado, expresado con palabras que datan de los orígenes de nuestra Congregación, es propagar la devoción a los Sagrados Corazones de Jesús y de María.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Parroquia Sagrados Corazones
mgripa08@gmail.com
No hay comentarios

Inserte un Comentario