FESTIVIDAD DEL CORPUS: ‘¿Qué haces con tu hermano?’

FESTIVIDAD DEL CORPUS: ‘¿Qué haces con tu hermano?’

   La celebración de la Eucaristía y el amor al hermano son inseparables. Son los dos distintivos del cristiano. El evangelio de hoy nos relata la Última Cena en la que Jesús instituye la Eucaristía. San Pablo nos dirá que todos los que comemos de un mismo  pan y bebemos de un mismo cáliz formamos un mismo cuerpo, una misma familia…

CORPUS CHRISTI: DÍA DE LA CARIDAD

 

 

   La celebración de la Eucaristía y el amor al hermano son inseparables. Son los dos distintivos del cristiano. El evangelio de hoy nos relata la Última Cena en la que Jesús instituye la Eucaristía. San Pablo nos dirá que todos los que comemos de un mismo  pan y bebemos de un mismo cáliz formamos un mismo cuerpo, una misma familia.

   La eucaristía nos invita y da la fuerza para vivir intensamente la fraternidad, esto es, la caridad y el amor fraternos, de forma que el venir a misa no nos permite desentendernos del hermano. Esto nos lo recuerda precisamente hoy Cáritas al plantearnos esta pregunta: ‘¿Qué haces tú con tu hermano?

   Esta pregunta deL lema de Cáritas se inspira con claridad en el diálogo de Dios con Caín: ¿Dónde está Abel, tu hermano? Respondió Caín: No sé; ¿soy yo acaso el guardián de mi hermano? El Señor le replicó: ¿Qué has hecho?

   Pues sí; participar en el sacramento de la Eucaristía     nos compromete a que seamos ‘guardianes’ y cuidadores, cercanos y solidarios con nuestros hermanos como lo fue Jesús. La Eucaristía es sacramento de ‘comunión’: de unión con Dios y con los hermanos. San Pablo nos dice que no quiere que haya división en la comunidad cristiana,  sino que todos los miembros se preocupen por igual unos de otros, y si un miembro sufre, todos sufren con él (1 Cor 12,25-26).

   Que hay muchos hombres, hermanos nuestros,  que sufren, todos lo sabemos de sobra; lo estamos palpando a diario. Cáritas, con su lema (¿Qué haces con tu hermano?), pretende que ante esta realidad no miremos para otro lado ni  nos desentendamos de ella teniendo una actitud semejante a la de Caín con la disculpa de que nosotros no somos cuidadores de nuestros hermanos.

   Cáritas quiere ser nuestra conciencia para que no permanezcamos ajenos ‘al drama de tantas familias que sufren, que no tienen trabajo, que llegan a fin de mes con escasas posibilidades de procurar alimento y bienes  básicos para sus hijos’.

   La pregunta ¿Qué haces con tu hermano? nos está invitando a una vida de comunión y de encuentro, de amor y de caridad con nuestro prójimo necesitado.

   La Eucaristía nos compromete a cambiar y a ‘rehacer’ nuestro mundo injusto e insolidario, a construir una sociedad en la que se ame y se viva la justicia.

osvaldo Aparicio, ss.cc.
No hay comentarios

Inserte un Comentario