EVANGELIO Martes de la XV semana del TO

EVANGELIO Martes de la XV semana del TO

EVANGELIO

 evangelio según san Mateo 11, 20-24

En aquel tiempo, se puso Jesús a recriminar a las ciudades donde había hecho la mayor parte de sus milagros, porque no se habían convertido:
«¡Ay de ti, Corozaín, ay de ti, Betsaida! Si en Tiro y en Sidón se hubieran hecho los milagros que en vosotras, hace tiempo que se habrían convertido, cubiertas de sayal y ceniza.
Pues os digo que el día del juicio les será más llevadero a Tiro y a Sidón que a vosotras.
Y tú, Cafarnaún, ¿piensas escalar el cielo? Bajarás al abismo. Porque si en Sodoma se hubieran hecho los milagros que en ti, habría durado hasta hoy.
Pues os digo que el día del juicio le será más llevadero a Sodoma que a ti».

REFLEXION

«El día del juicio le será más llevadero a Sodoma que a ti»

Jesús reclama la respuesta al anuncio del Reino mediante la adhesión por la fe. Los signos realizados por él, manifiestan la presencia del Reino. A Corozaín, Betsaida y Cafarnaún, se les echa en cara la indiferencia ante los signos que en medio de ellas se han realizado. No hay disposición para dejarse cuestionar por ellos; están cómodamente instaladas y no van a cuestionar dicha posición. El mensaje, ni el mensajero son acogidos. Y esa es la denuncia. Se declaran hijos de Abraham, pero se distancian de su actitud y de la respuesta dada por él. Si fueran hijos de Abraham, harían lo que Abraham.

Jesús les señala la respuesta que hubieran dado las paganas ciudades de Tiro y Sidón, que si hubieran sido testigos de los signos realizados en Corozaín y Betsaida, se habrían convertido. Ciegos y sordos. Ni ven ni escuchan y por lo mismo se auto incapacitan para responder a la invitación que se les hace. Por lo mismo no hay conversión.

A Cafarnaún se le reprocha su desarrollo soberbio que deshumaniza. Pretendes escalar el cielo, se le dice pero bajarás al abismo. Un sistema de vida que resulta vacío y que, al mismo tiempo, ciega de tal manera que hace incapaces para la acogida.

Y en ese contexto de acogida, de hospitalidad, se debe situar la referencia a Sodoma. No respetaron la sagrada ley de la hospitalidad y pretendieron atropellar a los huéspedes de Lot. Porque vino Jesús a los suyos y los suyos no lo recibieron. Esa es la queja y el reclamo. De ahí la sentencia: el día del juicio le será más llevadero a Sodoma que a Cafarnaún.

Lo que es indigno del nombre de cristianos es no ser acogedores. No acoger la Palabra que ha venido para alumbrar a todo hombre; que procura vida en abundancia a quien la recibe y que sostiene en la misión de transformar nuestro mundo, haciéndolo verdaderamente humano. Porque los signos que se realizaron en tiempos de Jesús, se siguen realizando por los seguidores de Jesús y tienen como consecuencia que el mundo sea más humano según el querer de Dios.

¿Cómo acogemos la Palabra cada día? ¿Cómo acogemos a los demás que también son palabra que Dios pronuncia?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Parroquia Sagrados Corazones
mgripa08@gmail.com
No hay comentarios

Inserte un Comentario