EVANGELIO DEL DIA: Jueves de la IV Semana del Tiempo Ordinario / Ciclo B

Dibujo

EVANGELIO DEL DIA: Jueves de la IV Semana del Tiempo Ordinario / Ciclo B

 

 

Lectura del santo evangelio según san Marcos 6,7-13

 

En aquel tiempo, Jesús llamó a los Doce y los fue enviando de dos en dos, dándoles autoridad sobre los espíritus inmundos. Les encargó que llevaran para el camino un bastón y nada más, pero ni pan, ni alforja, ni dinero suelto en la faja; que llevasen sandalias, pero no una túnica de repuesto.

Y decía: «Quedaos en la casa donde entréis, hasta que os vayáis de aquel sitio. Y si un lugar no os recibe ni os escucha, al marcharos sacudíos el polvo de los pies, en testimonio contra ellos.»

Ellos salieron a predicar la conversión, echaban muchos demonios, ungían con aceite a muchos enfermos y los curaban.

 

Reflexión del Evangelio de hoy

 

Los fue enviando de dos en dos

 

Después de un tiempo de convivencia con Jesús, donde les fue instruyendo en su mensaje, envía a los doce a predicar su buena noticia. Los envía de dos en dos “dándoles autoridad sobre los espíritus inmundos”, es decir, sobre todo lo que hace daño al ser humano. El evangelio de Jesús va en contra de todo lo que no deja al hombre ser hombre y le ofrece lo que le conduce al sentido, a la alegría de vivir.

 

Nos sorprende el poco “equipaje” que Jesús pide a sus apóstoles a la hora de ir de pueblo en pueblo a predicar su buena noticia: Un bastón, ni pan, ni alforja, ni dinero, sandalias, una túnica. Como queriendo darles a entender que lo importante es el mensaje que tienen que predicar.

 

A nosotros, cristianos de 2021, también Jesús nos sigue enviando a predicar su buena noticia. “Id por todo el mundo y predicad el evangelio”. Nunca hemos de olvidar que es Jesús el que nos envía y nunca hemos de olvidar que a quien tenemos que predicar es a Jesús y su evangelio. Lo sabemos y experimentamos con dolor. Muchos contemporáneos nuestros no quieren saber nada de Jesús. La descristianización es patente. Pero queremos seguir haciendo caso a Jesús y predicar su buena noticia. Tendremos que ver los modos, las maneras, los medios… que hemos de emplear a la hora de evangelizar. Pero no podemos olvidarnos nunca que lo importante es el mensaje y el que está detrás del mensaje que es Jesús de Nazaret, el que es luz y salvación para todo hombre.

 

Fray Manuel Santos Sánchez O.P.
Convento de Santo Domingo (Oviedo)

 

PALABRAS DEL SANTO PADRE

 

La misión tiene un centro; la misión tiene un rostro. El discípulo misionero tiene antes que nada su centro de referencia, que es la persona de Jesús. La narración lo indica usando una serie de verbos que tienen Él por sujeto —«llama», «comenzó a mandarlos», «dándoles poder», «ordenó», «les dijo» (vv. 7.8.10)—, así que el ir y el obrar de los Doce aparece como el irradiarse desde un centro, el reproponerse de la presencia y de la obra de Jesús en su acción misionera. Esto manifiesta cómo los apóstoles no tienen nada propio que anunciar, ni propias capacidades que demostrar, sino que hablan y actúan como «enviados», como mensajeros de Jesús. La segunda característica del estilo del misionero es, por así decir, un rostro, que consiste en la pobreza de medios. […] El Maestro les quiere libres y ligeros, sin apoyos y sin favores, seguros solo del amor de Él que les envía, fuerte solo por su palabra que van a anunciar. (Ángelus 15 de julio de 2018)

 

Parroquia Sagrados Corazones
parroquia.sscc.madrid@gmail.com
No hay comentarios

Inserte un Comentario