EL PAPA COMENTA RIESGOS EN LAS PERSONAS QUE YA TIENEN FE

EL PAPA COMENTA RIESGOS EN LAS PERSONAS QUE YA TIENEN FE

5 riesgos en las personas que ya tienen fe que entorpecen su trato con Jesús: las apunta el Papa

La misa de este martes 5 de mayo de la capilla de la Residencia Santa Marta se inició con la petición del Papa de orar por los fallecidos en la pandemia. «Murieron solos, murieron sin la caricia de sus seres queridos, muchos de ellos, ni siquiera con el funeral. Que el Señor los reciba en la gloria», detalló el Pontífice.

Después, centró la homilía en analizar cinco actitudes que debilitan a las personas de fe, deformando su religiosidad y dañando su relación con Dios y los demás hermanos.

El Papa trató el tema al comentar Evangelio del día (Juan 10:22-30) en el que los judíos le piden a Jesús que diga abiertamente si es el Cristo. Pero Jesús, que ya ha hecho muchos milagros, les responde: «Las obras que yo hago en nombre de mi Padre dan testimonio de mí. Pero vosotros no creéis porque no sois ovejas de las mías».

A partir de esa escena, el Papa advierte que «incluso para nosotros, que estamos en el rebaño de Jesús» hay prejuicios que nos ralentizan «en el conocimiento del Señor».

Enumeró así las 5 actitudes que impiden un verdadero encuentro entre el cristiano y Jesús:

– las riquezas,
– la rigidez,
– la tibieza,
– el clericalismo
– el espíritu mundano.

“Hay actitudes previas a confesarse miembro del rebaño de Jesús, son antipatías previas que no nos dejar ir hacia adelante para conocerle”, expresó Francisco.

  1. Las riquezas, señoras de este mundo

“La primera de todas son las riquezas”, aseveró el Papa “Muchos de nosotros, nos detenemos porque somos prisioneros de la riqueza”, alertó. “El Señor es muy duro con la riqueza, hasta el punto de decir que es más fácil que un camello entre por el agujero de una aguja que un rico entre en el reino de los cielos”. Eso sí, aclaró que “no debemos caer en el pauperismo, pero tampoco vivir para la riqueza, porque son el señor de este mundo y no podemos servir a dos señores”.

  1. Las interpretaciones rígidas, que no son fidelidad

El Papa también criticó la que denominó “la rigidez del corazón”, o lo que es lo mismo, “la rigidez en la interpretación de la ley”. “Jesús reprocha a los doctores de la ley por esta rigidez que no es fidelidad. La fidelidad es un don de Dios y la rigidez es para la seguridad de mí mismo”, apuntó.

El Papa recordó un caso: una mujer le confesó que sentía estar en “pecado mortal” porque había acudido a una boda con misa un sábado por la tarde, y después descubrió que no le ‘valía’ como eucaristía dominical porque no coincidían las lecturas. Francisco detalló que esta mujer pertenecía a “un movimiento de la Iglesia”. “Hay tantos pastores que hacen crecer esta rigidez en las almas de los fieles”, se mostró preocupado y convencido de que esta actitud “nos corta la libertad”.

  1. La tibieza: un sí pero no, un pararse

Francisco también se detuvo en las consecuencias de la tibieza. “La acedia nos quita la voluntad de seguir hacia adelante, un ‘sí pero no’”, advirtió.

  1. El clericalismo: le quita el sitio a Jesús

Una vez más, como suele ser habitual en sus denuncias sobre el ser y hacer de los católicos, el Papa mencionó “el comportamiento clericalista”: “El clericalismo se pone en el lugar de Jesús, dejando a un lado al Maestro”. Para el Papa, “quita la libertad de la fe del creyente. Es una enfermedad fea de la Iglesia”.

  1. La mundanidad: a veces en los sacramentos parroquiales

“El espíritu mundano nos impide seguir hacia adelante para conocer a Jesús”, comentó también Francisco. “En la celebración de algunos sacramentos en algunas parroquias… ¡Cuánta mundanidad hay! No se comprende bien la presencia de Jesús”, lamentó.

La respuesta: hay que seguir a Jesús con libertad

Al repasar de nuevo todas las actitudes, Francisco admitió que “somos borregos de todas estas cosas, de modalidades, de ideología, de formas de vida en las que faltan la libertad”. Esto le llevó a asegurar que “no se puede seguir a Jesús sin libertad”. “Cuando caminos en libertad podemos también resbalar, pero es mejor resbalar ahí que caminar desde las otras actitudes”, aconsejó Francisco.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Parroquia Sagrados Corazones
mgripa08@gmail.com
No hay comentarios

Inserte un Comentario