EL ADVIENTO

EL ADVIENTO

Con el Adviento se inicia el Año Litúrgico. Del latín Adventus, advenimiento …

EL ADVIENTO

 

Con el Adviento se inicia el Año Litúrgico. Del latín adventus, advenimiento. Es tiempo de súplica, de espera y esperanza, y de preparación de la Venida del Señor en su doble dimensión: en la humildad de la carne (Navidad) y en gloria (Parusía); por eso, los textos litúrgicos de este tiempo nos hablan de los dos aspectos: del primer domingo hasta el 16 de Diciembre predominan los textos escatológicos (Venida final) y, en cambio, del 17 al 24 los que preparan la Navidad.

Este  tiempo dura cuatro semanas y sus figuras bíblicas son: el profeta Isaías (su palabra expresa el profundo anhelo de salvación que hay en el corazón del hombre), Juan Bautista (precursor y preparador de la venida del Mesías Salvador) y María (en ella se condensa toda la espera y esperanza de la humanidad, y es escogida para colaborar en el misterio de la Salvación).

El Adviento llama a la comunidad cristiana a vivir en vigilante y gozosa espera; por eso, su súplica más ferviente es: Marana tha (¡Ven, Señor Jesús!) /Ap 22,17.20).

    El color verde de la  Corona de Adviento es signo de esperanza; sus cuatro velas (que se van encendiendo una cada domingo) simbolizan nuestra actitud vigilante, y su forma redonda, la eternidad. Una quinta vela, que se enciende en la Noche Buena, señala que el Niño que nos ha nacido es la Luz del mundo.             

 

LA REDACCIÓN
No hay comentarios

Inserte un Comentario