DOMUND 2014: RENACE LA ALEGRÍA ‘Yo también soy Domund’

DOMUND 2014: RENACE LA ALEGRÍA ‘Yo también soy Domund’

La Iglesia celebra este domingo la Jornada Misionera (DOMUND) y nos propone como lema: ‘Renace la alegría’, inspirado en la Exhortación La Alegría del Evangelio. Es la pimera  carta de san Pablo a los Tesalonicenses la que nos da pie para hablar de la dimensión mmisionera de la comunidad cristiana …

PALABRA DE DIOS

Lectura del libro de Isaías 45,1.4-6

Así dice el Señor a su Ungido, a Ciro, a quien lleva de su mano:

‘Doblegaré ante él las naciones, desceñiré la cintura de los reyes, abriré ante él las puertas, los batientes no se le cerrarán.

Por mi siervo, Jacob, por mi escogido, Israel, te llamé por tu nombre, te di un título aunque no me conocías.

Yo soy el Señor y no hay otro; fuera de mí, no hay dios.

Te pongo la insignia, aunque no me conoces, para que sepan de Oriente a Occidente  que no hay otro fuera de mí. Yo soy el Señor, y no hay otro’.-

 

Salmo responsorial 95 R/. Aclamad la gloria y el poder del Señor.

*Cantad al Señor un cántico nuevo, / cantad al Señor, toda la tierra. / Contad a los pueblos su gloria, / sus maravillas a todas las naciones.

*Porque es grande el Señor, / y muy digno de alabanza, / más temible que todos los dioses. /  Pues los dioses de los gentiles son apariencia, / mientras que el Señor ha hecho el cielo.

*Familias de los pueblos, alabad al Señor,/ aclamad la gloria y el poder del Señor, / aclamad la gloria del nombre del Señor, /  entrad en sus atrios trayéndole ofrendas.

*Postraos ante el Señor en el atrio sagrado, /  Tiemble en su presencia la tierra toda; / decid a los pueblos: ‘El Señor es rey, / él gobierna a los pueblos rectamente’.                                       

 

Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo

a los Tesalonicenses 1,1-5b

Pablo, Silvano y Timoteo a la iglesia de los tesalonicenses, en Dios Padre y en el Señor Jesucristo. A vosotros gracia y paz.

Siempre damos gracias a Dios por todos vosotros y os tenemos presentes en nuestras oraciones. Ante Dios, nuestro Padre, recordamos sin cesar la actividad de vuestra fe, el esfuerzo de vuestro amor y el aguante de vuestra esperanza en Jesucristo, nuestro Señor. Bien sabemos, hermanos amados de Dios, que él os ha elegido y que, cuando se proclamó el Evangelio entre vosotros, no hubo sólo palabras, sino además fuerza del Espíritu Santo y convicción profunda.-

.

Aleluya. Brilláis como lumbreras del mundo, mostrando una razón para vivir. Aleluya.

+ Lectura del santo evangelio según san Mateo 22,15-21

En aquel tiempo, se retiraron los fariseos y llegaron a un acuerdo para comprometer a Jesús con una pregunta. Le enviaron unos discípulos, con unos partidarios de Herodes, y le dijeron: -Maestro, sabemos que eres sincero y que enseñas el camino de Dios conforme a la verdad; sin que te importe nadie, porque no miras lo que la gente sea. Dinos, pues, qué opinas: ¿es lícito pagar impuesto al César o no?

Comprendiendo su mala voluntad, les dijo Jesús:  -Hipócritas, ¿por qué me tentáis? Enseñadme la moneda del impuesto.

Le presentaron un denario. Él les preguntó: -¿De quién son esta cara y esta inscripción?

Le respondieron: -Del César.

Entonces les replicó: -Pues pagadle al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios.-

 

 

COMENTARIO

                                                                                             

La Iglesia celebra este domingo la Jornada Mundial Misionera        y nos propone el lema ‘Renace la alegría’, tomado de la Exhortación la Alegría del Evangelio. No es la lectura evangélica (el tributo al césar) la que mejor se presta para iluminar esta Jornada; en cambio, el inicio de la carta de san Pablo a los Tesalonicenses (2ª lectura) sí que nos habla de la dimensión misionera de las comunidad cristiana que, como decía Pablo VI, ha nacido para evangelizar.

San Pablo da gracias a Dios por la comunidad de Tesalónica por tres motivos: ‘por la actividad de vuestra fe, por el esfuerzo de vuestro amor y por la firmeza de vuestra esperanza en Jesucristo’.

 Unos versículos después Pablo alaba a la comunidad porque  la profundidad de su vida cristiana  basada en Cristo, la ha impulsado a hacer resonar la palabra del Señor por todas partes; Pablo agradece a la comunidad su fe activa y misionera.

La Jornada del Domund nos recuerda, mediante el lema ‘Renace la alegría’, que debemos seguir el  ejemplo de la comunidad de Tesalónica.

Este lema El lema nos sugiere que en nosotros  debe renacer y revivir el inmenso gozo de creer en el evangelio y de ser cristianos. El encuentro con Cristo es la fuente de nuestro gozo:’La alegría del Evangelio llena el corazón y la vida entera de los que se encuentran con Jesús. Quienes se dejan salvar por Él son liberados del pecado, de la tristeza, del vacío interior, del aislamiento. Con Jesucristo siempre nace y renace la alegría (E.G., 1).

Si la alegría siempre es contagiosa, la que brota del encuentro con Jesús debe llevarnos a contagiársela a los demás, a comunicarla, a compartir nuestra dicha con nuestros hermanos y hermanas del mundo entero. Eso es el DOMUND; eso es la evangelización y la misión de la Iglesia: Hoy día todavía hay  mucha gente que no conoce a Jesucristo. Por eso es tan urgente la misión ad gentes, el anunciar el evangelio en los países llamados de misión, nos dice el Papa en su Mensaje para el DOMUND 2014.

El lema ‘Renace la alegría’, lleva añadida esta afirmación: ‘¡Yo también soy Domund!’,  para insistir en que cada uno de nosotros, cada cristiano debe ser un comunicador de alegría.

El Papa, al final de su Mensaje, nos recuerda estas palabras de san Pablo: ‘Dios ama al que da con alegría’ (2 Cor 9,7), y comenta: La Jornada Mundial de las Misiones  es también un momento para reavivar el deseo y el deber moral de la participación gozosa en la misión ad gentes.  La contribución económica personal es el signo de una oblación de sí mismos, en primer lugar al Señor y luego a los hermanos, para que la propia ofrenda material se convierta en un instrumento de evangelización de una humanidad que se construye sobre el amor … Mi pensamiento se dirige a todas las iglesias locales. ‘¡No nos dejemos robar la alegría evangelizadora’ (E.G., 83). Os invito a sumergiros en la alegría del Evangelio y a alimentar un amor capaz de iluminar vuestra vocación y vuestra misión.   

 

 

osvaldo Aparicio, ss.cc.
No hay comentarios

Inserte un Comentario