Domingo V de Pascua: DESAYUNOS NIÑOS KINSHASA (Compromiso parroquial)

Domingo V de Pascua: DESAYUNOS NIÑOS KINSHASA (Compromiso parroquial)

Hoy celebra nuestra parroquia el DÍA DE LOS DESAYUNOS DE LOS NIÑOS DE KINSHASA. Ello nos da pie para que nos fijemos en la primera lectura de hoy que, como en domingos anteriores, es de los Hechos de los Apóstoles y continúa hablándonos de la vida de la primera comunidad cristiana…

Hoy celebra nuestra parroquia el DÍA DE LOS DESAYUNOS DE LOS NIÑOS DE KINSHASA. Ello nos da pie para que nos fijemos en la primera lectura de hoy que, como en domingos anteriores, es de los Hechos de los Apóstoles y continúa hablándonos de la vida de la primera comunidad cristiana.

   En ella, a tenor de las nuevas circunstancias que van surgiendo, se van perfilando los rasgos esenciales de la Iglesia y que debe tener  toda comunidad: anuncio de la Palabra, Oración (Eucaristía) y el ‘servicio de las mesas’ o de la caridad.

Crece el número de los discípulos, que vienen de distintas procedencias: unos son de lengua griega, y otros, de lengua hebrea. Surgen los problemas y las quejas por parte de los primeros: sus viudas no eran atendidas y ayudadas en el suministro diario. Los ‘Doce’ encuentran la solución: Hermanos, escoged a siete de   vosotros,   hombres   de buena fama, llenos  de  Espíritu  y  sabiduría,  y los encargaremos de servicio de ‘las mesas’. Así se hizo y los apóstoles confirmaron la elección imponiendo las manos a los escogidos.

   Recordando la encíclica ‘Dios es Amor’, vemos que Benedicto XVI  nos hablaba del ‘servicio de la caridad’ como tarea ineludible de cada fiel y de toda la comunidad en todas sus dimensiones: parroquial, diocesana y universal; y él veía  precisamente en este episodio de los Hechos de la elección de los siete ‘diáconos’ la institución del ‘servicio de la caridad’ ejercido comunitariamente.

   Practicar el amor hacia las viudas y huérfanos, los presos, los enfermos y los necesitados de todo tipo’, o sea, el ‘servicio de la caridad’, pertenece a la esencia de la Iglesia tanto como el servicio de los sacramentos y el anuncio del evangelio (nº 21).

   En esta línea del ‘servicio de la caridad’ nuestra parroquia, a lo largo ya de más de 20 años, se ha esforzado con ilusión y generosidad en llevar a cabo el Proyecto de los Desayunos de los Niños de Kinshasa. Con  él damos apoyo a nuestros misioneros para que puedan dar de comer diariamente a más de 300 niños  y también a ancianos en el Congo y Mozambique. Este compromiso parroquial expresa nuestro  deseo real de vivir el  Mandamiento del Amor mediante una comunicación de bienes efectiva con los necesitados.

   El proyecto de los Desayunos de los Niños de Kinshasa, que goza de tanta tradición y afecto entre nosotros, se marcó la meta de conseguir 60.000 € anuales. Unos 150 € por niño al año. Normalmente, curso a curso, mediante las dos  colectas anuales, las suscripciones fijas o los donativos ocasionales, hemos ido cumpliendo el objetivo marcado.

   Estos últimos años, en cambio, estamos lejos de conseguirlo. Hasta el momento, en este curso sólo se han recaudado 16.230 €. Sin duda tiene mucho que ver en ello la situación de crisis de la sociedad  y que ha afectado a todos. También influyen, sin duda alguna,  el  que se han ido muriendo personas que han sido generosos colaboradores. También hay que pensar que  la rutina del tiempo  va haciendo mella en nosotros e influye para que vayamos perdiendo  entusiasmo por este nuestro proyecto.

   Tenemos que recuperar la ilusión y seguir colaborando con este compromiso  que nos ayuda a ser una parroquia solidaria y misionera.

 

osvaldo Aparicio, ss.cc.
No hay comentarios

Inserte un Comentario