DOMINGO DE RAMOS CON LAS PALMAS EN CASA

DOMINGO DE RAMOS CON LAS PALMAS EN CASA

COMO CELEBRAR EN CASA EL DOMINGO DE RAMOS

 Quién no pueda hacerlo de otra forma, le proponemos esta sencilla celebración en casa, uno sólo o en compañía de la familia

 Guía a la bendición de los ramos:

Ante todo, se han de preparar los ramos para la bendición.
Quienes disponen de un jardín:
Pueden utilizarse ramos de cualquier tipo de árbol o arbusto, a condición de que sean verdes y tengan hojas. El color verde de los  ramos es símbolo de la nueva vida que triunfa sobre la muerte..

Quienes no pueden disponer de un jardín:
Dos o tres ramas de una planta verde pueden ser suficientes, o una maceta con plantas verdes.

.Guía general para la celebración

DOMINGO DE RAMOS 

Celebración de la Palabra                                                             

“Yo soy la resurrección y la Vida” ¿Lo crees? 

Nos sentamos.           

Quien guía la celebración dice:

Hermanos y hermanas, en este Domingo de Ramos, circunstancias excepcionales nos impiden participar
en la celebración de la Eucaristía.

Sin embargo, sabemos que cuando nos reunimos en su nombre, Jesucristo está presente en medio de nosotros.

Y recordamos que cuando se lee la Escritura en la Iglesia, es el Verbo mismo de Dios quien nos habla.
El relato de la pasión es la gran Palabra de Amor que el Padre pronuncia sobre todos nosotros:  «No ahorró a su propio Hijo, sino que lo entregó por nosotros».

Pausa

Durante esta celebración, rezaremos especialmente para que cese la pandemia que amenaza al mundo, por los enfermos y los que han muerto, por sus amigos y sus familiares, y por todos aquellos que trabajan al servicio de los demás en la lucha contra este flagelo.

En el umbral de la Semana Santa, fijemos intensamente nuestra mirada en Jesucristo Redentor.
Preparémonos ahora a abrir nuestros corazones, guardando un momento de silencio.

Pausa   

EVANGELIO

Permanecemos de pie. El lector lee el evangelio de Ramos.

Lectura del santo Evangelio según san Mateo (21, 1-11)
Cuando se acercaban a Jerusalén y llegaron a Betfagé, junto al monte de los Olivos, Jesús mandó dos discípulos, diciéndoles: «Id a la aldea de enfrente, encontraréis en seguida una borrica atada con su pollino, desatadlos y traédmelos.
Si alguien os dice algo contestadle que el Señor los necesita y los devolverá pronto.

Esto ocurrió para que se cumpliese lo que dijo el profeta: «Decid a la hija de Sión: Mira a tu rey, que viene a ti, humilde, montado en un asno, en un pollino, hijo de acémila».

Fueron los discípulos e hicieron lo que les había mandado Jesús: trajeron la borrica y el pollino, echaron encima sus mantos y Jesús se montó.
La multitud extendió sus mantos por el camino; algunos cortaban ramas de árboles y alfombraban la calzada.

Y la gente que iba delante y detrás gritaba: «¡Hosanna el Hijo de David!
¡Bendito el que viene en nombre del Señor! ¡Hosanna en las alturas!»

Al entrar en Jerusalén, toda la ciudad preguntaba alborotada: «¿Quién es éste?
La gente que venía con él decía: «Es Jesús, el profeta de Nazaret de Galilea.

Palabra del Señor.       R/. Gloria a ti, Señor Jesús.

DADA LA LONGITUD DE LOS TEXTOS RECOMENDAMOS QUE SE LEAN EN PARTICULAR TOMADOS DE LA BIBLIA QUE HABRÁ EN CASA 

PRIMERA LECTURA      del libro de Isaías (50,4-7)

SEGUNDA LECTURA   de la carta del apóstol san Pablo a los Filipenses (2, 6-11) C/ 

EVANGELIO Pasión de nuestro Señor Jesucristo según San Mateo  (26,14—27,66)

 ORACIÓN DE LOS FIELES

Oramos por las distintas intenciones . especialmente por los muertos y los enfermos del virus.

Rezamos el Padrenuestro

COMUNIÓN ESPIRITUAL

El guía dice:

Dado que no podemos recibir la comunión sacramental, el Papa Francisco nos invita apremiantemente a realizar la comunión espiritual, llamada también “comunión de deseo”.

El Concilio de Trento nos recuerda que “se trata de un ardiente deseo de alimentarse con este Pan celestial, unido a una fe viva que obra por la caridad, y que nos hace participantes de los frutos y gracias del Sacramento”.

El valor de nuestra comunión espiritual depende, por tanto, de nuestra fe en la presencia de Cristo en la Eucaristía, como fuente de vida, de amor y de unidad, así como de nuestro deseo de comulgar, a pesar de las circunstancias.

Con esta disposición de ánimo, les invito ahora a inclinar la frente, a cerrar los ojos y vivir un momento de recogimiento.

                                                                                                                                 Silencio

En lo más profundo de nuestro corazón, dejemos crecer el ardiente deseo de unirnos a Jesús,en la comunión sacramental, y de hacer que su amor se haga vivo en nuestras vidas, amando a nuestros hermanos y hermanas como Él nos ha amado.

BENDICION FINAL

El Señor nos bendiga y proteja,  ilumine su rostro sobre nosotros y nos conceda su favor. Amén.

Todos hacen la señal de la cruz.
Los padres pueden hacer la señal de la cruz en la frente de sus hijos.
Es posible concluir la celebración elevando un cántico o la oración del Ave María a la Virgen María.

Parroquia Sagrados Corazones
mgripa08@gmail.com
No hay comentarios

Inserte un Comentario