CUARESMA EN LOS TIEMPOS DEL CORONAVIRUS

CUARESMA EN LOS TIEMPOS DEL CORONAVIRUS

CUARESMA EN LOS TIEMPOS DE CORONAVIRUS: UNA CUARENTENA PARA EL ALMA

Cuarenta días de camino espiritual de preparación a la Pascua. Cuarenta, como los años que pasó el pueblo de Israel en el desierto, como los días que Jesús pasó en el desierto. Cuarenta días de oración, ayuno y limosna: tres armas «terapéuticas» que nos entregó Jesús, no como reglas o preceptos para ser observados servilmente, bajo pena de exclusión del número de elegidos, sino como verdaderos medicamentos para el alma. De hecho, la Cuaresma no es más que un camino de curación, una curación espiritual para vivir plenamente el misterio pascual. Un chequeo espiritual, una cura para el alma. En un tiempo de emergencia global vinculado a la propagación del coronavirus, entre alarmismo excesivo e incredulidad, la palabra más escuchada es “cuarentena”, un término estrechamente relacionado con el de «cuaresma», porque se refiere a un número específico de días (es decir, cuarenta) en que es necesario mantener prudencia y precauciones particulares; retirados del mundo y de la sociedad para evitar infecciones y la propagación del virus.

Según el diccionario Treccani (diccionario de la lengua italiana), el segundo significado de la palabra cuarentena es el siguiente: «Período de segregación y observación en el que las personas, animales y cosas se consideran capaces de transportar o retener los gérmenes de enfermedades infecciosas, especialmente exóticas; se refiere a un tiempo de cuarenta días, que en el pasado se aplicaba rigurosamente sobre todo a quien (o a lo que) llegaba por mar; en los tiempos modernos este tiempo se ha reducido, según las diversas enfermedades, en relación con el período de incubación relativo y las prácticas de desinfección».

Pero el primer significado del término cuarentena es «Cuarenta días: indulgencia de siete años…; también, un ayuno de cuarenta días, hecho por penitencia».  Esto indica el enlace semántico entre los términos cuarentena y cuaresma. Entre un período de cuidado por la curación del cuerpo y un tiempo dedicado a la curación del alma.

Soledad y silencio

En el tiempo del coronavirus, por lo tanto, la Cuaresma (que dura exactamente 40 días) puede entenderse como una cuarentena. Un período de cuarentena para el alma, en el que nuestro corazón queda bajo observación. Días de precaución y de cuidado. Días de soledad prudente y autoimpuesta para evitar el contacto con el mundo exterior. La soledad ayudará al alma a preservarse del contacto con todo lo que es externo a sí mismo y, por lo tanto, ayudará a no distraerse, a no dispersarse, a no mirar hacia afuera sino hacia adentro. El silencio será la mejor manera para que el alma se concentre en sí misma,.

Conocimiento y conciencia del hombre interior.

Disfrutar de una buena salud nos hace olvidar lo que somos y nos hace vivir de cara al mundo exterior, preocupados por lo que sucede a nuestro alrededor y por lo que hacemos o debemos hacer cada día. Por el contrario, el estado de enfermedad, incluso una simple indisposición corporal, nos hace conscientes de la precariedad y fragilidad de nuestro cuerpo y nos permite volver a mirarnos a nosotros mismos, hace que nuestro cuerpo se presente a nosotros mismos, lo saca a la luz, poniéndolo en primer plano, de lo obvio a la presencia real, a menudo engorrosa y problemática. De tal forma, el miedo al contagio, en tiempos del coronavirus, nos obliga a prestar atención a la higiene y al contacto con el mundo exterior, desde lavarnos las manos hasta estornudar… cosas y gestos a los que normalmente no prestamos mucha atención.

De la misma manera sucede con el alma. A menudo, solo una crisis, una herida interior, un período de lucha particular, nos obligan a mirarnos a nosotros mismos. Hacen que el alma se presente a nosotros mismos con su fragilidad y su naturaleza problemática. Todo esto es bueno: el alma, como el cuerpo, también necesita atención, cuidado, comida y atención. El tiempo de Cuaresma es una oportunidad favorable para volver a mirar dentro de nosotros mismos, a nuestro hombre interior, a nuestra alma.

 El virus que la Cuaresma quiere erradicar del alma es el pecado. De hecho, si todos experimentamos ser esclavos del pecado, Jesucristo viene a liberarnos. Su triunfo sobre el pecado se sellará con su muerte y resurrección, durante la Noche Santa, en la que tendrá lugar el paso (pessach, Pascua) de la muerte a la vida. Y en la mañana de Pascua, la luz del resucitado iluminará nuestra oscuridad.

Falta de información confiable

Uno de los problemas relacionados con la emergencia de salud del coronavirus es la falta de información sobre su peligro, su propagación y las medidas que se deben tomar para prevenir infecciones. Del mismo modo, se puede resaltar un problema de información sobre las enfermedades del alma y la necesidad de prevención y tratamiento que requiere. Muchas de las mayores herejías y desviaciones doctrinales nacieron debido a un malentendido sobre el potencial y las debilidades del alma. El optimismo excesivo y su opuesto (el pesimismo) nunca se han beneficiado.

La Iglesia siempre ha declarado claramente que el hombre fue creado a imagen y semejanza de Dios, herido por el pecado y redimido por la gracia. La vida espiritual es una lucha constante para volver a ese parecido inicial con el Creador. Volviendo a nosotros mismos, escudriñando las profundidades de nuestra alma, descubriendo nuestro pecado y renunciando a él, redescubriendo la fuerza de nuestro bautismo y volviendo a renacer en la Pascua. Esta es la oportunidad que nos brinda la Cuaresma, una cuarentena para el alma que no podemos rechazar.                                   Miguel Cuartero Samperi

Parroquia Sagrados Corazones
mgripa08@gmail.com
No hay comentarios

Inserte un Comentario