CUARESMA: CAMINO HACIA LA PASCUA

CUARESMA: CAMINO HACIA LA PASCUA

CUARESMA: CAMINO HACIA LA PASCUA

Jesucristo ‘siendo rico, se hizo pobre por vosotros’

Inspirándonos en el Mensaje del Papa para la Cuaresma 2014, proponemos este lema: ‘siendo rico, se hizo pobre por vosotros’, para que ayude a nuestra comunidad a vivir este tiempo cuaresmal …

CUARESMA: CAMINO HACIA LA PASCUA

Jesucristo ‘siendo rico, se hizo pobre por vosotros’

Inspirándonos en el Mensaje del Papa para la Cuaresma 2014, proponemos este lema: ‘siendo rico, se hizo pobre por vosotros’, para que ayude a nuestra comunidad a vivir este tiempo cuaresmal. En el comentario a la Palabra de Dios del primer domingo de cuaresma haremos algunas reflexiones sobre el lema.

Añadimos un breve apunte litúrgico sobre el significado de la cuaresma dentro del Año Litúrgico:

CUARESMA viene  del latín quadragessima, 40 días. El nº 40 está lleno de simbolismo en la Biblia: equivale al tiempo de una generación o de una prueba larga. Así: la duración del  diluvio (Gn 7,12); el tiempo de peregrinación deIsrael en el desierto (Nm 14,2-22.34); los días de permanencia de Moisés en el monte  Sinaí (Ex 34,28); la peregrinación de Elías al Horeb (1 Re 19,1 ss); la estancia  de Jesús en el desierto donde fue tentado …

El origen de la Cuaresma data de muy antiguo. Se celebraba ya en el s. IV como periodo de preparación a la Pascua: tiempo de ascesis, de esfuerzo purificador y de conversión para entrar en el gozo de la Pascua como el pueblo de Israel se purificó en el desierto para entrar en la alegría de la tierra prometida. Las obras penitenciales por excelencia eran el ayuno y la oración.

En el mismo miércoles en que se iniciaba la cuaresma, los penitentes también comenzaban, con la imposición de ceniza en sus cabezas, su penitencia canónica para ser reconciliados el Jueves Santo. De ahí que se llame Miércoles de Ceniza y se imponga a todos los fieles.

La cuaresma ante todo busca, como camino hacia la Pascua, la conversión interior del corazón, que se fomenta y se manifiesta por la práctica generosa de la obras de misericordia, signos de nuestra lucha contra el propio egoísmo y de nuestra apertura a Dios y a la fraternidad. Por eso, la oración, el ayuno y la abstinencia nos impulsan al encuentro con Dios y a la solidaridad y el compartir con el hermano necesitado.

osvaldo Aparicio, ss.cc.
No hay comentarios

Inserte un Comentario