COMENTARIO EN VOZ ALTA

COMENTARIO EN VOZ ALTA

                                                                  LA PARROQUIA NO ES EL CURA         

             

No es lo mismo Parroquia que Comunidad cristiana parroquial. Parroquia es un término del organigrama diocesano-eclesial que nos sugiere el ámbito territorial, mientras que comunidad cristiana expresa el conjunto de seguidores de Jesús que viven, celebran y testimonian su fe en El.

Si por parroquia entendemos la comunidad cristiana de los que seguimos a Jesús, la parroquia entonces es de todos, compete a todos y debe ser sostenida por todos.; si, por el contrario, por parroquia entendemos un edificio, una casa rectoral o un despacho para gestionar sacramentos, entonces si que asociamos la parroquia a cura, amo y dueño de su territorio.

Por supuesto que yo creo en la parroquia-comunidad. Una comunidad en la que hay diversidad de personas y de dones, de trabajos, de expresiones religiosas y todo, por supuesto, confluyendo para el bien de la comunidad. Esta comunidad tiene lugares donde se reúne, donde se encuentra, en los que reza, celebra y ejerce la caridad. Por eso choca que muchos de los que dicen “voy a la iglesia”, piensen y sientan como si la parroquia-comunidad no fuera con ellos, tal vez porque solo van a la iglesia edificio.

Los que piensan que la parroquia es una oficina administrativa- es el lenguaje de muchos- ven al cura como el oficinista que tiene que expender partidas y sacramentos a conveniencia personal. Si el cura-oficinista se pliega a su voluntad , es calificado de bueno; si por un casual no puede ni debe hacerla es un autoritario; incluso las necesidades económicas y los gastos tiene  que ventilárselos el cura que para eso es el dueño.

Los que piensan que la parroquia es una comunidad van descubriendo que es una familia; que ayuda al crecimiento humano y espiritual; que acoge a niños, jóvenes y mayores y es el espacio, no solo físico, en el que vive los momentos más importantes de su vida: nacimiento, muerte, opciones de vida, que le vinculan para siempre a ella.

Así pensada la parroquia, se entiende que no es propiedad del cura, sino casa grande de Jesús. Y por esto la sienten, la comprenden, la apoyan y se ponen a su servicio.                                     M.G.R

 

Parroquia Sagrados Corazones
mgripa08@gmail.com
No hay comentarios

Inserte un Comentario