BOLETÍN PARROQUIAL DOMINGO XXIV DEL TIEMPO ORDINARIO

BOLETÍN PARROQUIAL DOMINGO XXIV DEL TIEMPO ORDINARIO

PARROQUIA SAGRADOS CORAZONES

Plaza de los Sagrados Corazones        Paseo de la Habana 31. 28036 Madrid        Teléfono 91 564 79 00

Correo: parroquia.sscc.madrid@gmail.com

WEB: sscc.es/parroquiasagradoscorazones

Nº 568 –  13 de Septiembre de 2020 – XXIV Domingo T.O. / Ciclo A

 Sé que no es fácil adoptar una postura serena y lúcida ante los hechos violentos tan complejos que se suceden entre nosotros. Soy consciente de que yo mismo formo parte de esa sociedad violenta. Pero no quiero ser violento.

 Siento que, habituados a tanta violencia y tanta sangre, nos empiezan a faltar palabras para expresar nuestra condena. Pero no quiero que me falte sensibilidad ante ningún ser humano muerto violentamente.

 Oigo hablar a unos y otros de objetivos políticos irrenunciables y de causas que hay que defender, eliminando incluso a personas si es necesario. Pero yo no quiero que se traicione una y otra vez «la causa del hombre», de todo hombre que tiene derecho a la vida.

 A lo largo de estos años he podido comprobar que la violencia desata violencia y el odio genera odio. He podido ver cómo la violencia se aprende, se contagia y se extiende. Pero no quiero que nadie destruya mi capacidad de respetar y desear el bien de todo ser humano.

 Hace unos días, he podido ver una vez más cómo se mata a un hombre por venganza. Al mismo tiempo, escucho y leo en las paredes las llamadas que se me hacen a no olvidar ni perdonar nunca. Pero yo no quiero que nadie me arrebate el derecho a amar y perdonar.

 Unos me dicen que la negociación no es ya posible. Otros, que «el juego democrático» es ineficaz. Pero yo no quiero perder la fe en la capacidad de los hombres para resolver los problemas por caminos de diálogo y paz.

 Comprendo muy bien a los que me dicen que el Evangelio del amor y del perdón es impracticable. Que el mensaje de Jesús no sirve para construir eficazmente la sociedad. Pero yo sigo viendo que la violencia nos deshumaniza y me pregunto qué sociedad se puede construir sobre la mutua agresión.

 Escucho las palabras de Jesús que nos llaman a perdonar «setenta veces siete». Yo quiero seguirlas. No creo en los crucificadores. Creo en el Crucificado, en el que murió perdonando a todos. En su perdón hay más promesa de salvación que en todas nuestras violencias.

 PALÑABRA DE DIOS

Lectura del libro del Eclesiástico 27, 33 – 28, 9

Rencor e ira también son detestables, el pecador los posee. El vengativo sufrirá la venganza del Señor, que llevará cuenta exacta de sus pecados. Perdona la ofensa a tu prójimo y, cuando reces, tus pecados te serán perdonados. Si un ser humano alimenta la ira contra otro, ¿cómo puede esperar la curación del Señor? Si no se compadece de su semejante, ¿cómo pide perdón por sus propios pecados? Si él, simple mortal, guarda rencor, ¿quién perdonará sus pecados? Piensa en tu final y deja de odiar, acuérdate de la corrupción y de la muerte y sé fiel a los mandamientos. Acuérdate de los mandamientos y no guardes rencor a tu prójimo; acuérdate de la alianza del Altísimo y pasa por alto la ofensa.

Salmo 102.

R/. El Señor es compasivo y misericordioso, lento a la ira y rico en clemencia.

V/. Bendice, alma mía, al Señor, y todo mi ser a su santo nombre. Bendice, alma mía, al Señor, y no olvides sus beneficios. R/.

V/. Él perdona todas tus culpas y cura todas tus enfermedades; él rescata tu vida de la fosa, y te colma de gracia y de ternura. R/.

V/. No está siempre acusando ni guarda rencor perpetuo;            no nos trata como merecen nuestros pecados ni nos paga según nuestras culpas. R/.

V/. Como se levanta el cielo sobre la tierra, se levanta su bondad sobre los que lo temen; como dista el oriente del ocaso, así aleja de nosotros nuestros delitos. R/.

Lectura de la carta de san Pablo a los Romanos 14, 7-9.

Hermanos: Ninguno de nosotros vive para sí mismo y ninguno muere para sí mismo. Si vivimos, vivimos para el Señor; si morimos, morimos para el Señor; así que, ya vivamos ya muramos, somos del Señor. Pues para esto murió y resucitó Cristo: para ser Señor de muertos y vivos.

R/. Aleluya, aleluya, aleluya.

V/. Os doy un mandamiento nuevo —dice el Señor—: que os améis unos a otros, como yo os he amado. R/.

+ Lectura del santo Evangelio según s. Mateo 18, 21-35

En aquel tiempo, acercándose Pedro a Jesús le preguntó: «Señor, si mi hermano me ofende, ¿cuántas veces tengo que perdonarlo? ¿Hasta siete veces?».

Jesús le contesta: «No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete. Por esto, se parece el reino de los cielos a un rey que quiso ajustar las cuentas con sus criados. Al empezar a ajustarlas, le presentaron uno que debía diez mil talentos. Como no tenía con qué pagar, el señor mandó que lo vendieran a él con su mujer y sus hijos y todas sus posesiones, y que pagara así. El criado, arrojándose a sus pies, le suplicaba diciendo: “Ten paciencia conmigo y te lo pagaré todo”. Se compadeció el señor de aquel criado y lo dejó marchar, perdonándole la deuda.

Pero al salir, el criado aquel encontró a uno de sus compañeros que le debía cien denarios y, agarrándolo, lo estrangulaba diciendo: “Págame lo que me debes”. El compañero, arrojándose a sus pies, le rogaba diciendo: “Ten paciencia conmigo y te lo pagaré”. Pero él se negó y fue y lo metió en la cárcel hasta que pagara lo que debía. Sus compañeros, al ver lo ocurrido, quedaron consternados y fueron a contarle a su señor todo lo sucedido.

Entonces el señor lo llamó y le dijo: “¡Siervo malvado! Toda aquella deuda te la perdoné porque me lo rogaste ¿no debías tener tú también compasión de un compañero, como yo tuve compasión de ti?”. Y el señor, indignado, lo entregó a los verdugos hasta que pagara toda la deuda.

Lo mismo hará con vosotros mi Padre celestial, si cada cual no perdona de corazón a su hermano».

 

                                                        A TENER EN CUENTA

 AYUDA A TU PARROQUIA: Pedimos vuestra colaboración para hacer frente a las necesidades económicas parroquiales. Envía tu donativo o suscríbete: Banco de Santander: ES35 0049 1804 1921 1028 8632

Les invitamos a consultar la página WEB de la Parroquia: sscc.es/parroquiasagradoscorazones

Parroquia Sagrados Corazones
mgripa08@gmail.com
No hay comentarios

Inserte un Comentario