BOLETIN PARROQUIAL DOMINGO XXXI

BOLETIN PARROQUIAL DOMINGO XXXI

PARROQUIA SAGRADOS CORAZONES

Plaza de los Sagrados Corazones

Paseo de la Habana 31. 28036 Madrid

Teléfono 91 564 79 00

parroquia.sscc.madrid@gmail.com

sscc.es/parroquiasagradoscorazones

 

Nº 524 – 3 de Noviembre de 2019 – XXXI Domingo T.O. / C

 

MISERICORDIA/JUSTICIA

La misericordia es al amor lo que éste a la justicia. No sólo no se anulan, sino que se complementan y perfeccionan. Más aún, por lo general son la única posibilidad de preservar al amor y a la justicia de caer en la caricatura y el descrédito. Pues sucede que en toda relación mutua siempre hay elementos de desequilibrio que impiden una relación en el plano de la igualdad. En un mundo injusto sólo el amor, la caridad, puede hacer que la implantación de la justicia no sea una terrible injusticia. Pero en un mundo que no hace sitio al amor, sólo la misericordia, la grandeza de corazón frente al miserable, puede ayudar a que renazca el amor y fructifiquen la justicia y la paz.

Ciertamente, el término «misericordia», como tantos otros de raíz religiosa, se ha degradado y resulta impopular por culpa de la praxis cristiana. Cuando se dice que algo se hace por misericordia o se da de misericordia, no sólo se da por supuesto que no es obligatorio (!), sino que frecuentemente supone cierta dosis de menosprecio hacia el otro. Pero tal razonamiento, válido en el caso de las relaciones de justicia, nada tiene que ver en el caso del amor, y de su manifestación más genuina que es la misericordia, pues el amor nunca es «debido», sino que es siempre gratuito, es gracia. Nadie merece el amor de nadie, aunque todos somos muy dignos de ser amados. Por eso, reducir el amor a eso de amar a los que nos aman es una manera de mercantilizar el amor y hacerlo imposible. Por tanto, nada tiene de extraño que el fallo fundamental de una sociedad, reducida casi en su totalidad a relaciones comerciales y mercantiles, sea la ausencia de amor, la falta de compasión, el vacío de la misericordia.

Palabra de Dios

 Lectura del libro de la Sabiduría 11, 22-12-2

 Señor, el mundo entero es ante ti como un grano en la balanza, como gota de rocío mañanero sobre la tierra. Pero te compadeces de todos, porque todo lo puedes y pasas por alto los pecados de los hombres para que se arrepientan. Amas a todos los seres y no aborreces nada de lo que hiciste; pues, si odiaras algo, no lo habrías creado. ¿Cómo subsistiría algo, si tú no lo quisieras?, o ¿cómo se conservaría, si tú no lo hubieras llamado? Pero tú eres indulgente con todas las cosas, porque son tuyas, Señor, amigo de la vida. Pues tu soplo incorruptible está en todas ellas. Por eso corriges poco a poco a los que caen, los reprendes y les recuerdas su pecado, para que, apartándose del mal, crean en ti, Señor.

Salmo 144. R/. Bendeciré tu nombre por siempre, Dios mío,                mi rey.

V/.Te ensalzaré, Dios mío, mi rey; bendeciré tu nombre por siempre jamás. Día tras día, te bendeciré y alabaré tu nombre por siempre jamás. R/.

 V/. El Señor es clemente y misericordioso, lento a la cólera y rico en piedad; el Señor es bueno con todos, es cariñoso con todas sus criaturas. R/.

 V/. Que todas tus criaturas te den gracias, Señor, que te bendigan tus fieles; que proclamen la gloria de tu reinado, que hablen de tus hazañas. R/.

V/.   El Señor es fiel a sus palabras, bondadoso en todas sus acciones. El Señor sostiene a los que van a caer, endereza a los que ya se doblan. R/.

Lectura de la 2ª Carta a los Tesalonicenses 1,11-2,2,

 Hermanos: Oramos continuamente por vosotros, para que nuestro Dios os haga dignos de la vocación y con su poder lle ve a término todo propósito de hacer el bien y la tarea de la fe. De este modo, el nombre de nuestro Señor Jesús será glorificado en vosotros y vosotros en él, según la gracia de nuestro Dios y del Señor Jesucristo.

A propósito de la venida de nuestro Señor Jesucristo y de nuestra reunión con él, os rogamos, hermanos, que no perdáis fácilmente la cabeza ni os alarméis por alguna revelación, rumor o supuesta carta nuestra, como si el día del Señor estuviera encima.

Aleluya… Tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo único. Todo el que cree en él tiene vida eterna. Aleluya.

 

+ Lectura del santo Evangelio según S. Lucas 9, 1-10

 En aquel tiempo, Jesús entró en Jericó e iba atravesando la ciudad. En esto, un hombre llamado Zaqueo, jefe de publicanos y rico, trataba de ver quién era Jesús, pero no lo lograba a causa del gentío, porque era pequeño de estatura. Corriendo más adelante, se subió a un sicomoro para verlo, porque tenía que pasar por allí.

Jesús, al llegar a aquel sitio, levantó los ojos y le dijo: «Zaqueo, date prisa y baja, porque es necesario que hoy me quede en tu casa». Él se dio prisa en bajar y lo recibió muy contento. Al ver esto, todos murmuraban diciendo: «Ha entrado a hospedarse en casa de un pecador».

Pero Zaqueo, de pie, dijo al Señor: «Mira, Señor, la mitad de mis bienes se la doy a los pobres; y si he defraudado a alguno, le restituyo cuatro veces más».

Jesús le dijo: «Hoy ha sido la salvación de esta casa, pues también este es hijo de Abrahán. Porque el Hijo del hombre ha venido a buscar y a salvar lo que estaba perdido».

 

– RINCÓN LITÚRGICO

Los espacios en la Iglesia

La nave: Del latín navis, es el espacio de la asamblea, configurado tradicionalmente en forma de nave, figura de la Iglesia.

 El presbiterio: Del griego presbíteros (ancianos), es el espacio que rodea el altar en el que el presbítero (obispo o sacerdote) preside la celebración. En él se encuentran:

 

  • El ambón, del griego anabainein (subir), lugar visible, reservado para la proclamación de la Palabra. Es la “Mesa de la Palabra”
  • El altar: del latín altaria (mesa). Mesa del Señor donde en los primeros tiempos de la iglesia se celebraba la Eucaristía y se compartía la cena con los hermanos. Hoy día se coloca en el centro del presbiterio. Es la “Mesa del Pan de la Eucaristía”
  • La sede: del latín sedes (asiento). Asiento destacado para quien preside la asamblea

La cruz

 A TENER EN CUENTA

El próximo domingo la colecta está destinada a las necesidades de nuestra diócesis de Madrid

 

Parroquia Sagrados Corazones
mgripa08@gmail.com
No hay comentarios

Inserte un Comentario