BOLETIN PARROQUIAL Domingo V de Pascua

BOLETIN PARROQUIAL Domingo V de Pascua

PARROQUIA SAGRADOS CORAZONES

Plaza de los Sagrados Corazones    Paseo de la Habana 31. 28036 Madrid         Teléfono 91 564 79 00

Correo: parroquia.sscc.madrid@gmail.com

WEB: sscc.es/parroquiasagradoscorazones

Nº 549 – 10 de Mayo de 2020 – V Domingo de Pascua / A

«YO SOY EL CAMINO, LA VERDAD Y LA VIDA».

Una Iglesia verdadera es, ante todo, una Iglesia que «se parece» a Jesús. Si no tiene algún parecido con él, en esa misma medida estamos dejando de ser su Iglesia, por mucho que sigamos repitiendo que pertenecemos a una Iglesia santa, católica y apostólica.

Parecerse a Jesús significa reproducir hoy su estilo de vida y su manera de ser; encamarse en la vida real de la gente como se encamaba él; despertar en el corazón de las personas confianza en Dios y, sobre todo, amar como amaba él. Lo dice Jesús: «Yo soy el camino, la verdad y la vida». La manera de caminar hacia el Padre es seguir sus huellas.

A la Iglesia se le nota que es de Jesús si se preocupa de los que sufren, si se arriesga a perder prestigio y seguridad por defender la causa de los últimos, si ama por encima de todo a los desvalidos. Si queremos a la Iglesia hemos de preocuparnos de que en ella y desde ella se ame a la gente como la amaba Jesús.

Una Iglesia donde se quiere a las personas y se busca una vida más digna y dichosa para todos «se hace notar» porque sólo así se hace “Iglesia creíble”. Si no sabemos reproducir hoy el amor de Jesús, es inútil que tratemos de hacemos creíbles por otros medios. Se verá que somos como todos: incapaces de regimos sólo por el amor compasivo. No seremos «Iglesia de Jesús» pues nos faltará el rasgo que mejor lo caracterizó a él. Jesús habrá dejado de ser para nosotros «el camino, la verdad y la vida».

PALABRA DE DIOS

Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles 6, 1-7

En aquellos días, al crecer el número de los discípulos, los de lengua griega se quejaron contra los de lengua hebrea, porque en el servicio diario no se atendía a sus viudas. Los Doce, convocando a la asamblea de los discípulos, dijeron: «No nos parece bien descuidar la palabra de Dios para ocuparnos del servicio de las mesas. Por tanto, hermanos, escoged a siete de vosotros, hombres de buena fama, llenos de espíritu y de sabiduría, y los encargaremos de esta tarea; nosotros nos dedicaremos a la oración y al servicio de la palabra». La propuesta les pareció bien a todos y eligieron a Esteban, hombre lleno de fe y de Espíritu Santo; a Felipe, Prócoro, Nicanor, Timón, Pármenas y Nicolás, prosélito de Antioquía. Se los presentaron a los apóstoles y ellos les impusieron las manos orando.

La palabra de Dios iba creciendo y en Jerusalén se multiplicaba el número de discípulos; incluso muchos sacerdotes aceptaban la fe.

Salmo 32. R/. Que tu misericordia, Señor, venga sobre nosotros, como lo esperamos de ti.

 V/. Aclamad, justos, al Señor, que merece la alabanza de los buenos. Dad gracias al Señor con la cítara, tocad en su honor el arpa de diez cuerdas. R/.

V/. La palabra del Señor es sincera, y todas sus acciones son leales; él ama la justicia y el derecho, y su misericordia llena la tierra. R/.

 V/. Los ojos del Señor están puestos en quien lo teme, en los que esperan en su misericordia, para librar sus vidas de la muerte y reanimarlos en tiempo de hambre. R/.

Lectura de la primera carta del apóstol san Pedro 2, 4-9

Queridos hermanos: Acercándoos al Señor, piedra viva rechazada por los hombres, pero elegida y preciosa para Dios, también vosotros, como piedras vivas, entráis en la construcción de una casa espiritual para un sacerdocio santo, a fin de ofrecer sacrificios espirituales agradables a Dios por medio de Jesucristo. Por eso se dice en la Escritura: «Mira, pongo en Sion una piedra angular, elegida y preciosa; quien cree en ella no queda defraudado».

Para vosotros, pues, los creyentes, ella es el honor, pero para los incrédulos «la piedra que desecharon los arquitectos es ahora la piedra angular», y también «piedra de choque y roca de estrellarse»; y ellos chocan al despreciar la palabra. A eso precisamente estaban expuestos. Vosotros, en cambio, sois un linaje elegido, un sacerdocio real, una nación santa, un pueblo adquirido por Dios para que anunciéis las proezas del que os llamó de las tinieblas a su luz maravillosa.

R/.   Aleluya, aleluya, aleluya.

V/.   Yo soy el camino y la verdad y la vida —dice el Señor—;
nadie va al Padre sino por mí. R/.

+ Lectura del santo Evangelio según S. Juan 14,1-12

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «No se turbe vuestro corazón, creed en Dios y creed también en mí. En la casa de mi Padre hay muchas moradas; si no, os lo habría dicho, porque me voy a prepararos un lugar. Cuando vaya y os prepare un lugar, volveré y os llevaré conmigo, para que donde estoy yo estéis también vosotros. Y adonde yo voy, ya sabéis el camino».

Tomás le dice: «Señor, no sabemos adónde vas, ¿cómo podemos saber el camino?».

Jesús le responde: «Yo soy el camino y la verdad y la vida. Nadie va al Padre sino por mí. Si me conocierais a mí, conoceríais también a mi Padre. Ahora ya lo conocéis y lo habéis visto».

Felipe le dice: «Señor, muéstranos al Padre y nos basta».

Jesús le replica: «Hace tanto que estoy con vosotros, ¿y no me conoces, Felipe? Quien me ha visto a mí ha visto al Padre. ¿Cómo dices tú: “Muéstranos al Padre”? ¿No crees que yo estoy en el Padre, y el Padre en mí? Lo que yo os digo no lo hablo por cuenta propia. El Padre, que permanece en mí, él mismo hace las obras. Creedme: yo estoy en el Padre y el Padre en mí. Si no, creed a las obras. En verdad, en verdad os digo: el que cree en mí, también él hará las obras que yo hago, y aun mayores, porque yo me voy al Padre».

 

                                                              A TENER EN CUENTA-

Unamos nuestra oración confiada a Dios nuestro Padre por los enfermos, por los fallecidos y sus familiares, y por todos los que nos ayudan a seguir adelante.

 Les invitamos a consultar la página WEB de la Parroquia: sscc.es/parroquiasagradoscorazones

 Pedimos vuestra colaboración para hacer frente a las necesidades económicas parroquiales derivadas de esta cuarentena.

 

 

 

 

 

Parroquia Sagrados Corazones
mgripa08@gmail.com
No hay comentarios

Inserte un Comentario