2020 AÑO DE LA PALABRA DE DIOS

2020 AÑO DE LA PALABRA DE DIOS

 

“Leed las Escrituras, ellas están dando testimonio de mi”.

¿Qué dice la Iglesia sobre la Biblia?

 La Iglesia siempre ha venerado la Sagrada Escritura, como lo ha hecho con el cuerpo de Cristo, (…) la ha considerado siempre juntamente con la Sagrada Tradición, como norma suprema de fe, pues, inspirada por Dios y consignada por escrito de una vez para siempre, transmite inmutablemente la palabra del mismo Dios, y en las palabras de los Profetas y Apóstoles hace resonar la voz del Espíritu Santo[1].

La Biblia tiene un lugar especial dentro de la vida de la Iglesia, de la vida de todo cristiano, no es un mero libro que toma uno y lo lee como si fuera una novela o un libro de poesía, sino que es un Libro Sagrado, especial, que nos transmite de cierta forma la fe y nos da a conocer la Buena Nueva, es más, nos hace conocer a Cristo. San Jerónimo escribe: “desconocer la Escritura es desconocer a Cristo”[2].

La Biblia no cayó del cielo, ni fue dictada por Dios a unos escritores autómatas, sino que fue inspirada por Él, para darse a conocer y dar a conocer un camino de salvación. En siglo VI la Iglesia seleccionó los libros cristianos primitivos que estaban inspirados por el Espíritu Santo y conformó así el Canon de Libros Sagrados.

¿Qué dicen la Patrística?

En los Santos Padres podemos encontrar una ayuda para comprender un poco más la importancia de la Biblia en nuestra vida eclesial, que propicie un “acercamiento que no sea solo intelectual, sino con un corazón “hambriento de oír la Palabra del Señor (Am 8, 11)”[3]. San Hilario de Potiers nos dice que la Sagrada Escritura está más en el corazón de la Iglesia que en la materialidad de los libros[4].

Como Iglesia leemos la Biblia, pero no como un libro más, sino como un libro de fe, que nos conduce al conocimiento de Dios, a sus maravillas hechas en otros tiempos y a un camino de salvación.

Es de todos conocido que la Biblia se divide en dos partes, no solamente para su estudio sino también para proclamación litúrgica: El Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento. San Agustín nos menciona que el Nuevo Testamento está escondido en el Antiguo, mientras que el Antiguo se hace manifiesto en el Nuevo[5]. Nuestro Señor dijo: “las Escrituras hablan de mi” (Jn 5,39) y San Ambrosio apostilla: “a Dios hablamos cuando oramos, a Dios escuchamos cuando leemos sus palabras”[6], sobre todo, cuando dedicamos tiempo para orarla.

Aunque también, los padres de la Iglesia, no solo hablan de la importancia de la Sagrada Escritura, sino que la comentan dándonos así una orientación desde la Tradición. “La Iglesia, (…) para alimentar constantemente a sus hijos con la palabra de Dios, fomenta el estudio de los Santos Padres, de Oriente y Occidente.”[7]

San Agustín escribia: “Recorred todas las oraciones que hay en las Escrituras y no creo que podáis encontrar algo que no esté incluido en la oración dominical”[8]. “Recordad que es una misma Palabra de Dios la que se extiende en todas las escrituras, que es un mismo Verbo que resuena en la boca de todos los escritores sagrados, el que, siendo al comienzo Dios junto a Dios, no necesita silabas porque no está sometido al tiempo”[9].

 

[1] Dei Verbum 21

[2] San Jerónimo (347-419), Concilio Vaticano II, documentos. Constitución dogmática sobre la divina revelación. Ediciones Dabar. México. Pág. 122

[3] Cfr. Aparecida 248

[4] San Hilario de Potiers. Del Catecismo de la iglesia Católica. Articulo 3 La Sagrada Escritura. Ediciones Buena Prensa. Pág. 36

[5] San Agustín. Del Youcat México. Ediciones Dabar. Mexico. Pág. 23

[6] San Ambrosio.  Concilio Vaticano II, documentos. Constitución dogmática sobre la divina revelación. Ediciones Dabar. México. Pág. 122

[7] DV 23

[8] San Agustín. Del Catecismo de la iglesia Católica. Articulo 1 Resumen de todo el Evangelio. Ediciones Buena Prensa. Pag. 730. Cita 9 San Agustin Epistula 130, 12, 22: CSEL 44, 66 (PL 33, 502)

[9] Ibíd., Articulo 3 La Sagrada Escritura. pág. 35. Cita 70 San Agustin, Enarratio in Psalmum 103, 4, 1; CCL 40, 1521 (PL 37, 1378)

 

Parroquia Sagrados Corazones
mgripa08@gmail.com
1 Comentario
  • Remedios Velazquez Yanez
    Posted at 01:50h, 08 junio Responder

    Dios te amo como jamas imagune que podía amar te amo con todas las fuerzas de mi corazón te amo sobre todas las cosas
    Todo lo que yo pueda hacer por ti siempre será muy poco. Nunca terminaré de darte Señor Mio Padre Mío de mi Alma y mi corazón
    Por tanto y todo lo que me has ofrecido lo que cada día me entregas con tanto amor con tanto cariño Gracias Señor por tu paciencia por tu espera por tu perdón por esperarme por buscarme de nuevo y traerme a tu lado por haberme puesto de nuevo en pié y tomar mi mano, y enseñarme el camino de tus pasos siempre Gracias Señor Mío por toda la eternidad por la vida la livertad la felicidad infinita e inmensa la esperanza y todo lo hermoso que solo tú Señor Mío solo tú Dios de mi alma y mi corazón me puedes dar por enseñarme y permitirme la,dicha infinita de conocerte y saver de ti de lo tuyo GRACIAS por el regalo más HERMOSO del infinito universo GRACIAS Siempre por tu AMOR por Tu hijo amadisimo Nuestro Señor Jesús Mi Señor bendito Mío de mi Alma de mi corazón GRACIAS por Nuestra Santisima Madre Querida Virgen María dulsicima Madre Mía de mi Alma y mi corazón TE QUIERO MI SEÑOR❤?

Inserte un Comentario