FIESTA DEL BAUTISMO DEL SEÑOR

FIESTA DEL BAUTISMO DEL SEÑOR

 

PARROQUIA SAGRADOS CORAZONES

Plaza de los Sagrados Corazones           Paseo de la Habana 31. 28036 Madrid

Teléfono 91 564 79 00

Correo: parroquia.sscc.madrid@gmail.com

WEB: sscc.es/parroquiasagradoscorazones

 

Nº 534 – 12 de Enero de 2020 – Bautismo del Señor / A

UN DIOS HUMILDE

La fiesta del Bautismo de Cristo cierra el tiempo litúrgico de Navidad y Epifanía en el que celebramos el hecho de que Dios se haya encarnado y manifestado en Cristo.

Como broche final del mismo, la fiesta de hoy nos ofrece la contemplación de la escena del bautismo de Jesús, que históricamente representó la ruptura del gran silencio de su vida oculta y el comienzo de su predicación. Se trata del momento en que se manifiesta el Ungido del Señor. Y en Él se hace presente para toda la historia humana el rostro humano de Dios, es decir, Dios se acomoda al lenguaje humano para presentarse tal y como es. Es comprensible que se trate de una página evangélica a la que hay que volver con frecuencia, si no queremos caer en nuestras imaginaciones piadosas acerca del misterio de Dios. Se trata de una página programática que encontrará confirmación a lo largo de toda la vida pública de Jesús. Y su mensaje esencial es: en Jesús no se ha revelado el Dios omnipotente de los filósofos, sino un Dios humilde.

Con facilidad aceptamos que Jesús de Nazaret fue manso y humilde de corazón… pero no caemos en la cuenta de que su principal misión fue manifestarnos a través de su humanidad el rostro de Dios y que, si se presentó como un hombre humilde, es porque el Dios que vino a revelar es un Dios humilde.

Ante ese Dios solamente vale descalzarse de toda postura de miedo o de soberbia y dejarse invadir de su ternura, pues sabemos que sus únicas armas son la misericordia y el poder decirnos, en cualquier momento de nuestra vida o en el momento de nuestra muerte: yo te he amado a pesar de ser como eres y sólo esperaba que me amaras.

Antonio Luis Martínez. Semanario «Iglesia en camino»

 

PALABRA DE DIOS

 LECTURA DEL LIBRO DE ISAIAS   42, 1-7

Esto dice el Señor: «Mirad a mi siervo, a quien sostengo; mi elegido, en quien me complazco. He puesto mi espíritu sobre él, manifestará la justicia a las naciones. No gritará, no clamará, no voceará por las calles. La caña cascada no la quebrará, la mecha vacilante no la apagará. Manifestará la justicia con verdad. No vacilará ni se quebrará, hasta implantar la justicia en el país. En su ley esperan las islas. Yo, el Señor, te he llamado en mi justicia, te cogí de la mano, te formé e hice de ti alianza de un pueblo y luz de las naciones, para que abras los ojos de los ciegos, saques a los cautivos de la cárcel, de la prisión a los que habitan en tinieblas».

SALMO    28. R/. El Señor bendice a su pueblo con la paz.

 V/. Hijos de Dios, aclamad al Señor, aclamad la gloria del nombre del Señor, postraos ante el Señor en el atrio sagrado. R/.

 V/. La voz del Señor sobre las aguas, el Señor sobre las aguas torrenciales. La voz del Señor es potente, la voz del Señor es magnífica. R/.

V/. El Dios de la gloria ha tronado. En su templo un grito unánime: «¡Gloria!» El Señor se sienta sobre las aguas del diluvio, el Señor se sienta como rey eterno. R/.

LECTURA DE LOS HECHOS DE LOS APOSTOLES     10,34-38

En aquellos días, Pedro tomó la palabra y dijo: «Ahora comprendo con toda verdad que Dios no hace acepción de personas, sino que acepta al que lo teme y practica la justicia, sea de la nación que sea. Envió su palabra a los hijos de Israel, anunciando la Buena Nueva de la paz que traería Jesucristo, el Señor de todos.

Vosotros conocéis lo que sucedió en toda Judea, comenzando por Galilea, después del bautismo que predicó Juan. Me refiero a Jesús de Nazaret, ungido por Dios con la fuerza del Espíritu Santo, que pasó haciendo el bien y curando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él».

ALELUYA… Se abrió el cielo, y se oyó la voz del Padre: «Éste es mi Hijo amado; escuchadlo». Aleluya.

 + LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGUN SAN MATEO     3,13-17

En aquel tiempo, vino Jesús desde Galilea al Jordán y se presentó a Juan para que lo bautizara. Pero Juan intentaba disuadirlo diciéndole: «Soy yo el que necesito que tú me bautices, ¿y tú acudes a mí?».

Jesús le contestó: «Déjalo ahora. Conviene que así cumplamos toda justicia».

Entonces Juan se lo permitió. Apenas se bautizó Jesús, salió del agua; se abrieron los cielos y vio que el Espíritu de Dios bajaba como una paloma y se posaba sobre él. Y vino una voz de los cielos que decía: «Este es mi Hijo amado, en quien me complazco».

 

ACTUALIZACIÓN LITÚRGICA

El Año Litúrgico se inicia el primer domingo de Adviento y termina con la fiesta de Jesucristo, Rey del Universo. En el hacemos memoria del Cristo Total: de su nacimiento a la Parusía. Su centro es la Pascua de Resurrección. Se divide en diversos tiempos:

ADVIENTO: Inicio del Año Litúrgico. Cuatro semanas de preparación y espera de la venida del Señor.

NAVIDAD / EPIFANÍA: Celebración gozosa del nacimiento de Jesús y de su manifestación como Salvador.

CUARESMA: Cuarenta días de preparación para la Pascua. Comienza el Miércoles de Ceniza y concluye en el Triduo Pascual.

PASCUA: Cincuenta días de celebración jubilosa del Misterio central de la fe: la Resurrección de Jesús. Termina con Pentecostés.

TIEMPO ORDINARIO (“per annum”): Treinta y cuatro semanas en que se celebra y vive el Misterio de Cristo en su plenitud.

 

                                                         A TENER EN CUENTA

Necesitamos vuestra ayuda para sufragar las obras: Suscríbete o envía tu donativo a la cuenta específica para las obras:

                                                   ES42 0081 7112 84 0002143626

 

Parroquia Sagrados Corazones
mgripa08@gmail.com
No hay comentarios

Inserte un Comentario